Jaraguay: Una Mácula para el nombre de un estadio

Agradecida y gentil costumbre es, tener recuerdos indemnes , y homenajear la memoria inmarcesible de quienes durante la pizca de tiempo transcurrido, en este enrarecido mundo terrenal, no pasaron sigilosos e inadvertidos.

La costumbre agradecida, consiste en bautizar con sus nombres a escuelas, Universidades, barrios , hospitales etc, para eternizarlos y guardarlos ” indemnes ante los soplos del tiempo” por sécula seculórum.

Sí seguimos por los senderos de la lógica acostumbrada, preguntamos : Por qué la
Ilógica, de haber bautizado al Estadio de fútbol de Monteria con el nombre de Jaraguay?.

El Cacique Jaraguay no fue ninguna. “pera en dulce”, fue un concupiscente empedernido .

Narra mi muy leído y admirado escritor cordobés, José Luis Garcés González, que:
” Jaraguay era irascible, solitario y ambicioso, y no se preocupaba de sus gobernados, por lo cual su tribu vivía en completa anarquía” y cuenta además que el descontento y la indignación de sus súbditos crecía cada vez más .

Dice José Luis en su narrativa: “una noche en que se celebraban las fiestas tradicionales en honor a la estación primaveral, época propicia para la agricultura, en medio del jolgorio, Jaraguay ordenó de pronto a los verdugos de su corte que dieran muerte a Cafié, el sabio sacerdote de la tribu, querido y respetado por todos. Lo lanzaron a la enorme fogata que iluminaba las fiestas, escena horrorosa que enmudeció a todos los presentes. pues sentían gran admiración por Cafié”.

Jaraguay ignoraba la sentencia: que dice : “con la misma vara que mides, serás medido”. Sentencia que hasta el burro en su irracionalidad dijo: “Dios me libre”.

Un odio y una reacción sin límite provocó el crimen de Cafié por orden de Jaraguay. “Varios indígenas se reunieron y decidieron darle muerte en la forma en que el había hecho con Cafié”. En efecto fue amarrado, torturado y echado al fuego.

En la Sinuanología nuestra figuran nombres de Caciques y Cacicas buenos (a), tales como:
-Manexca (no la E.P. S. de los Pestanas y compañía), es la madre de los zenúes, tenía un sólo seno pródigo con el que alimentaba a todos sus hijos.
-Melxión : padre de los zenúes y esposo de Manexca.

Parodiando lo que dice el Cuenta Huesos de sábados felices, a mi me resulta ” insólito e inaudito”, ese nombre de Jaraguay para el Estadio de fútbol de Monteria, y es más, también me resulta descomunalmente insólito que el palacio de la gobernación de Córdoba, tenga el nombre de NAiN, que fue el lugar donde enterraron al bárbaro cacique Jaraguay.

Que explicación pueden darle las autoridades del departamento de Córdoba y del municipio de Montería, y los encargados de promover el turismo, cuando le pregunten por qué el palacio de la gobernación se llama NAiN y por qué el Estadio de fútbol de Monteria se llama Jaraguay?.

Grave que se honre y se inmortalice el legado de un nombre tan macabro, como es Jaraguay. Que vergüenza y que despropósito tener que cargar con ese fardo de nombre, nombres que de mantenerse todos somos responsables por acción u omisión. De ahí que yo nunca iré a ese Estadio que honra con la complacencia de las autoridades, el nombre de un criminal, y menos mal que ya tampoco necesito ir al Palacio de NAiN, que hace honor a la tumba del concupiscente Jaraguay.