Joven asesina a niña de 13 años de edad cuando esta se resistió a ser violada

Luisa Fernanda Mejía, una niña de tan solo 13 años de edad, fue asesinada por un vecino luego de resistirse a ser violada por el sujeto, identificado como Juan Diego Martínez Zapata, de 18 años. El hecho ocurrió en el municipio Amagá, al suroeste de Antioquia, Colombia.

El sujeto ingresó por el techo de la vivienda durante la madrugada del martes. Acto seguido, accedió al cuarto de la pequeña que dormía en ese momento, intentando abusar de ella y luego atacándola con un arma blanca mientras la pequeña gritaba pidiendo auxilio, según reportan desde El Colombiano tomando declaraciones del coronel Carlos Mauricio Sierra Niño, comandante del departamento de Policía de Antioquia.

“Lo que pudimos recopilar es que este individuo pretendía a esta menor de edad y entró por la parte de atrás de la casa. Cuando pretendió acceder carnalmente a la joven, esta empieza a gritar”.

Sierra Niño detalló que al escuchar a su hija, la madre entra a la habitación para saber qué sucedía y Martínez Zapata “le ocasiona heridas tanto a la madre como a la niña y ahí es donde muere la adolescente”. Mejía fue trasladada hasta un centro asistencial, pero llegó sin signos vitales; entretanto, la madre es atendida en un hospital de Medellín, donde se recupera de sus heridas

Carlos Augusto Mejía Orozco, padre de la menor de edad, aseguró que el asesino estaba “obsesionado” con su hija.

“Estaba drogado, alcoholizado. Se metió al segundo piso y según las versiones él molestaba a la hija mía, cómo ella no quiso salir con él, se obsesionó con ella y acabo con su vida”.

Hugo Restrepo, vecino de la familia, manifestó que “más linda que esa niña no había, tan casera, uno no se alcanza a imaginar por qué hacen una cosa de esas. Justicia, la que se merezca, todo el peso de la ley para él”.

Por otro lado, Wilser Darío Molina, alcalde de Amagá, detalló que el homicida “tenía antecedentes por tráfico de drogas, por porte ilegal de arma de fuego”.

El hombre fue capturado en un hospital del municipio de Caldas. “Cuando se iba a capturar al individuo estaba consumiendo alucinógenos y comienza a huir. Mientras escapa recibe heridas en los brazos, por lo que es llevado a un centro asistencial para trasladarlo luego al comando”, detalló el coronel Sierra.