Joven cereteano de 18 años fallece por presunta negligencia médica en Montería

Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Gustavo Adolfo Montes Álvarez, un joven de 18 años, habitante del barrio Santa María del municipio de Cereté, falleció en la madrugada del pasado martes 6 de noviembre en el hospital San Jerónimo de Montería.

Familiares le contaron al periodista Domingo Rosso cómo se esfumó la vida del joven en medio de su impotencia y el clamor para que una clínica de la ciudad de Montería se dignara en atenderlo, puesto que cada minuto que pasaba su condición de salud empeoraba.

Sin embargo, no hubo poder humano, tampoco valió la urgencia vital para estos casos, porque la respuesta al fin y al cabo fue que no podían recibirlo.

Según Henry Quitían, su padre, el muchacho había llegado a las 11:00 de la noche contento, y como de costumbre se puso a escuchar música en la cama. “Ya me había acostado cuando la hermana me tocó la puerta y cuando llegué a su habitación estaba convulsionando». Dijo el padre.

Clínica Montería. Foto: Google

Además agregó que: «Lo tomé y lo llevé al hospital San Diego y los médicos lo reanimaron por espacio de media hora, y fue entonces cuando decidieron trasladarlo a Montería por lo delicado que estaba, buscando mayor recurso para su atención. Antes de cruzar por la clínica Montería la situación iba empeorando, fue entonces cuando la ambulancia entró a esta clínica, y el médico que lo iba acompañando les pidió pronta atención, les dijo que era una urgencia vital».

Gustavo Adolfo Montes Álvarez,, 18 años. Foto: Facebook

Quitían aseguró que en la clínica le dijeron que para esos casos se necesitaba de un protocolo y que no podían recibirlo, «en eso tardamos como media hora; ante la negativa decidimos no perder más tiempo y arrancamos para el hospital San Jerónimo, pero a pocos minutos de haber llegado le repitió el otro paro. Falleció a la 1:30 de la madrugada. Mi hijo era sano, serio, no tomaba, era un muchacho bueno”, indicó Quitían.

Ante este lamentable hecho que hoy conmueve a los cereteanos, se espera que la clínica Montería se pronuncie y que las autoridades investiguen a fondo la presunta negligencia médica en la que pudo incurrir dicho centro médico, al momento de negarse a brindar la correspondiente atención vital en este caso de suma urgencia.