Jóvenes de las zonas rurales solicitan internet para poder seguir pautas debido al Covid-19 y mantenerse conectados

Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

PARA FAVORECER EL DERECHO A LA INFORMACIÓN, LA COMUNICACIÓN, LA EDUCACIÓN Y EL TRABAJO EN LAS ZONAS RURALES DE COLOMBIA EN LA EMERGENCIA DEL COVID-19

Conocedores de los esfuerzos de sus entidades y empresas por ayudar a Colombia a superar de la mejor manera posible esta crisis, gracias a los servicios de comunicación que en este momento están permitiendo a algunas personas comunicarse, informarse, trabajar y estudiar desde sus casas, y reconociendo que el país ha avanzado en llevar a las comunidades rurales el acceso a Internet gracias a sus esfuerzos, quisiéramos poner en su conocimiento las siguientes situaciones que están presentando las familias rurales en condición de escasez de recursos económicos, principalmente los niños, los adolescentes y los jóvenes del campo en gran parte de Colombia:

1. Familias rurales con cobertura de Internet, no tienen acceso a recarga de “datos”. Las razones son las siguientes: a) en su gran mayoría las familias rurales o en pueblos pequeños no usan banca en línea para pagos virtuales y ,por ende, acceden a “datos” mediante recargas semanales de entre $1.000 y $5.000 que realizan en puntos físicos comúnmente conocidos como “SAIS” o “Café Internet”, “Puntos Pagatodo o Baloto”, pero que en estos momentos están CERRADOS; b) no hay transporte interveredal; c) no hay recursos para pagar Internet o para la movilidad al centro poblado más cercano, pues son familias que dependen de ingresos por actividades informales que han sido suspendidas.

2. Jóvenes que viven en zonas rurales y que se encuentran estudiando programas técnicos, tecnológicos o carreras universitarias, que no cuentan con los recursos económicos para hacer recargas que les permita obtener los “datos suficientes” para conectarse a las plataformas para descargar y subir información con la que puedan continuar los procesos educativos en las plataformas virtuales que han dispuesto las diferentes entidades educativas que cuentan con ellas.

3. Niños, niñas y adolescentes que se encuentran cursando su primaria o bachillerato en una institución educativa rural, en su gran mayoría no cuentan con plataformas virtuales y los docentes están acudiendo al WhatsApp para compartir material de aprendizaje y recibir, así mismo, las actividades desarrolladas; pero gran parte de los padres de familia no cuentan con los recursos para recargar datos que les permita hacer uso de esta aplicación.

Estas situaciones han sido identificadas mediante un ejercicio que ha abarcado encuentros virtuales y llamadas telefónicas con líderes de comunidades rurales y, como es evidente, a diferencia de las zonas urbanas, en las zonas rurales los niños y los jóvenes que viven en el campo, de manera masiva están perdiendo la oportunidad de seguir formándose académicamente y de ejercer su libre derecho a la educación.

No es exagerado establecer que las poblaciones de las zonas rurales de Colombia están viviendo el peor aislamiento de su historia, pues a diferencia de las zonas urbanas, el acceso al servicio de Internet es bastante limitado.

Ahora más que nunca somos conscientes como sociedad de la relevancia de las telecomunicaciones para todas las personas, y de la contribución de estas al bienestar de la población Colombiana.

Pero nuevamente, también, debemos ser conscientes de las brechas y las desigualdades en la distribución, el acceso y la calidad en el servicio. Por lo anterior, solicitamos a sus entidades se solidaricen y extiendan su apoyo a las familias rurales de Colombia que, a pesar de las medidas ya ofrecidas, no están accediendo a los servicios de comunicación para poder disfrutar de su derecho a informarse, estudiar y trabajar desde casa, como sí pasa en mayor medida con las familias de los centros urbanos.

Para ello, les pedimos amablemente estudien la posibilidad de incluir dentro de las medidas de ASOMOVIL, de cara a la emergencia del Corona Virus, una nueva medida de alivio para las comunidades rurales más apartadas de Colombia a donde actualmente llega la cobertura de Internet, pero cuyo acceso es limitado. Esta medida propuesta por algunas comunidades rurales consiste en “proveer un paquete de datos mínimo viable para que las familias rurales estén informadas, y para que los niños, las niñas, los adolescentes y los jóvenes rurales tengan acceso a plataformas de formación, de tal manera que se les favorezca la posibilidad de descargar guías de aprendizaje y el envío de actividades desarrolladas o, simplemente, pueden usar su WhatsApp para recibir material educativo y enviar documentos y tareas a sus docentes de escuelas rurales que no cuentan con plataformas virtuales”.

Consideramos que técnicamente y financieramente ustedes podrían habilitar estos datos a las líneas celulares conectadas a sus estaciones base ubicadas en las zonas rurales de Colombia, en municipios de menos de 25.000 habitantes y en departamentos con amplia ruralidad dispersa, como la región Amazo-Orinoquía, por ejemplo.

Gracias por considerar positivamente esta comunicación, que será un gesto de solidaridad y garantía de derecho a la igualdad de oportunidades, dentro de sus políticas de velar constantemente y promover el acceso a todos los ciudadanos a las comunicaciones, con lo que se contribuye a mitigar los efectos de esta emergencia en todas las regiones de Colombia.