Juan Manuel Santos parece el guionista y protagonista de ‘Scandal’ y ‘House of Cards’

Cuando uno es un terrible victimario está en la obligación de pedir perdón cuando reconoce sus acciones. Yo vuelvo a pedir perdón, ya lo he hecho en otras columnas, por haber defendido la reelección de Juan Manuel Santos. Hoy no me cabe duda de que este personaje es capaz de lo que sea por salirse con la suya y defender a su cuadrilla. Frank Underwood, personaje protagonista de la aclamada serie ‘House of Cards’, es un ingenuo al lado de este presidente de Colombia. Y Shonda Rhimes, guionista de ‘Scandal’, se quedó corta al no conocer al de acá.

Independiente a las responsabilidades que tengan que afrontar todos los congresistas y excongresistas de Córdoba por las sindicaciones que le hace la Fiscalía, no deja de sorprender la manera esquemática en que quieren lincharlos y lapidarlos, judicial y mediáticamente. Como si quisieran con esto tapar todo lo de Reficar y hacer intocables a los poderosos implicados en Odebrecht.

Hoy entiendo por qué Alejandro Lyons Muskus, exgobernador de Córdoba, se fue para los Estados Unidos, y desde allá comenzó a defenderse, destapando la más asquienta organización criminal en la Corte Suprema de Justicia, como es el cartel de las extorsiones, comandado por ‘honorables’ magistrados extorsionadores. Aunque medios de Bogotá quieren mostrar a Luis Gustavo Moreno como el personaje que hizo las revelaciones, pero es entendible, ya que le deben el favor de las filtraciones que recibían de él, para que este pudiera extorsionar con más saña a sus víctimas.

Hoy tengo la total certeza de que alias ‘Otoniel’, comandante de la banda al margen de la ley ‘Los Urabeños’, -pero que hoy la Policía llama el ‘Clan del Golfo’, como si el problema de la violencia en Colombia fuera semántico o de nombre– es un santo al lado de los ‘honorables’ Leonidas Vargas, Francisco Ricaurte, Camilo Tarquino; y el exfiscal anticorrupción, ‘doctor’ Luis Gustavo Moreno.

Y sostengo que es un santo, porque al menos ‘Otoniel’ sabe que es un bandido al margen de la ley, reconoce que es narcotraficante, está escondido en medio del monte, la manigua, la jungla y de allí no sale. Está seguro que tiene tres únicas salidas: o cae abatido en un enfrentamiento con las autoridades o es capturado o se entrega. Y tal vez tenga otra nefasta alternativa, que lo ajusticie uno de los suyos.
Esa es la realidad de ‘Otoniel’ una persona que se muestra como es: Un narcotraficante, un jefe de una banda al margen de la ley.

Pero aquellos, Bustos, Ricaurte, Tarquino y Moreno se amparan en lo más sagrado de un Estado Social de Derecho: su sistema judicial, su justicia, para delinquir como los peores delincuentes. Los tres primeros, arropados en una toga negra; y el último, revestido del poder intimidatorio de una Fiscalía que lo que infunde es pavor y no respeto. Y lo más terrible es que todos los ciudadanos, y hasta ‘Otoniel’, tienen que decirles ‘doctor’.

Este sí que es un terrible escándalo, que los medios de Bogotá tratan de ‘manejar’ inflando los por perfiles de todos los implicados en presuntos hechos de corrupción, en especial, si son congresistas, políticos y mandatarios cordobeses.

Imaginen por unos segundos que estos cuatro implicados, Bustos, Ricaurte, Tarquino y Moreno, fueran de Córdoba. ¿Qué hubiera pasado? ¿Cómo hubieran manejado los medios la información? Es solo un par de simples preguntas. Esto es para tengan más pruebas de cómo se protege desde Bogotá a la cuadrilla de corruptos que allá tienen y que son los verdaderos gestores de la corrupción en toda Colombia.

Para nadie es un secreto que Leonidas Bustos es el gran amigazo de Juan Manuel Santos y fue su punta de lanza para perseguir a todo el que se le atravesara. Sino no lo creen miren el caso Martín Morales, quien se dio a la tarea de defender a Jorge Pretelt y enseguida en la corte se valieron de unos testigos falsos, algunos condenados por ese delito, y lo tienen al borde de la condena. Está demostrado que esta Corte Suprema de Justicia a quien le pone el ojo se lo clava. Claro está que hay excepciones, quienes han pagado extorsiones se han salvado. O por qué creen ustedes que una preliminar en esta Corte demora 8, 10 y hasta más de 12 años? Cuando es 8 años lo entiendo porque ese es el período que tiene un ‘honorable’ magistrado de estos. Cuando es 10 o 12 supongo, a lo mejor me equivoco, que su presa no ha pagado cumplidamente las cuotas extorsivas, por lo que pasan el ‘tema’ al otro ‘honorable’ magistrado que los remplaza. A lo mejor todo esto son inventos míos.

Ahora vienen a perseguir a las carreras a todos los congresistas de Córdoba, cuyos procesos tuvieron engavetados, quién sabe con qué propósito. Se avecina un nuevo tipo de proceso, propio de los países donde la justicia está al servicio politiquero del presidente de turno o del candidato a la presidencia con opción, nos referimos a las ‘condenas expres’. Porque a todos los que les pongan el ojo esta Corte los van a condenar, con pruebas o sin ellas. Porque es la única manera que tienen de lavarse las manos y de defender a la cuadrilla de bandidos de Bogotá. Y alguien tiene que pagar. Para esto los medios de comunicación del interior han jugado un papel fundamental.

Yo más bien desde esta esquina clamo a que se revisen todos los procesos de la Corte Suprema de Justicia de los últimos 12 años. No solo en contra de políticos sino de particulares también. En especial los fallos, ponencias, proyectos de sentencias y salvamentos de voto de Bustos, Ricaurte y Tarquino. Esa sí que sería una medida seria y honesta para aclarar todo lo acontecido aquí. Lo mismo hay que hacer con todas las investigaciones de la Fiscalía donde estuvo Luis Gustavo Moreno. Recuerden las ‘Audiencias Urnas de Cristal’, que se convirtieron en todo un bazar para la extorsión.

Pero plantear esto me lleva al terreno de la ciencia ficción, pero al menos lo escribí.

Clamo de igual manera con respecto al caso Reficar, que este se revise, fue un negocio de dos administraciones, me refiero a períodos presidenciales. Este sí que fue un tumbe de ‘grandes ligas’. Allí no hubo perrera en ese ‘Roberto’, lo que sí hubo fue gente de Bogotá y Cartagena del más fino pedigrí. Y por mucho que los medios de Bogotá, presidencia y fiscalía traten de tapar este caso, jamás podrán ocultar ese boquete de casi 5 mil (!!!) millones de dólares.

Y pido que la Fiscalía llegue a los poderosos de este país en el caso Odebrecht. En Africa y América Latina, donde pagó sobornos esta firma, los negocios fueron con presidentes y ministros; ahora quieren vendernos el peregrino Iter Criminis que Odebrecht en Colombia se valió de solo dos provincianos, Otto Bula y Bernardo Elías Vidal, para ganarse todas esas multimillonarias concesiones. Aquí otra vez los medios de ‘interior’ juegan papel determinante, así lo demuestran a diario, para salvar a la cuadrilla bogotana que recibió todo. ¿Quieren un ejemplo? Basta con Roberto Prieto. Aquí sí que vale una pregunta: ¿Cuáles medios de Bogotá han contratado con Market Medios? ¿Cuántos cientos de millones han recibido esos medios de Market Medios? Esta es la empresa de la familia de Roberto Prieto, quien fue el jefe de campaña del presidente. Pero a esto no se puede llamar favorecimiento.

Todo esto hace parte de la cultura mafiosa que nos impusieron desde el interior de este país. Pero salen a decir que el mafioso es solo ‘Otoniel’.

La perdición de Pablo Escobar fue meterse en política. La perdición del Cartel de Cali fue meterse en política y darle 6 millones de dólares a Ernesto Samper. La perdición de los paramilitares fue meterse a la mafia de la política. Y la perdición de los políticos de Córdoba, fue inmiscuirse en las coimas y sobornos de los poderosos de Bogotá.

Lo que está pasando con los políticos de Córdoba no me produce alegría, me llena de tristeza, así le moleste a muchos. Yo desde muy pequeño aprendí de mis padres a no disfrutar de las desgracias ajenas, a que me doliera el dolor de los demás. Cada quien responderá individualmente por sus actos, pero yo no soy nadie para condenar, linchar o guillotinar a los demás.

Más bien estemos atentos a que a Córdoba no le hagan lo mismo que a La Guajira, que nos intervengan y nos monten a un gobernador ad hoc del Partido Liberal y enviado desde Bogotá.

Lo cierto es que Germán Vargas Lleras se pasea por Córdoba como ave carroñera, para apropiarse de este Departamento y mostrarse como su salvador. Igual que lo hizo cuando se trató de defender a Montería de Servigenerales, que se llevaron todas las decisiones del basurero a cielo abierto de Loma Grande para Bogotá y salvar a su amigote y ‘socio’, Alberto Ríos.

No les extrañe si el año que viene el presidente Santos al ver que las cosas no le salen como las tiene planeada, se inventa una ‘Constituyente Flash’, que aplace las elecciones, entre sus muchas decisiones. En Bogotá la palabra imposible para lo torcido y retorcido no existe!.

Para Que Conste. Gabriel Dumar es una persona súper depresiva. Lo que pase con su vida es responsabilidad de toda esa cuadrilla del poder en Bogotá. A no ser que perversamente lo estén empujando a tomar una decisión mortal.

Para Que Conste. Yo le creo a las esposas de Bernardo Elías y Gabriel Dumar, cuando desmintieron ayer al Ministro de Justicia. Y es que cuando tu jefe es un mentiroso de miedo, que se deja para los subalternos…

Para Que Conste. Respetuosamente invito a que vean la película Barry Seal solo en América. Rara vez hay una película que respete tanto la verdad como esta. Para que vean la doble moral que hay en la lucha contra las drogas.