Katy, la perra antiexplosivos que descartó el peligro por granada en zona rural de Cereté

Una vez se conoció en la vereda San Antonio de Cereté sobre la presencia de una artefacto militar en un campo baldío, inmediatamente hombres del Batallón Junín de la Brigada XI llegaron para prevenir alguna tragedia.

En el equipo que llegó desde Montería, venía una experta especial, se trata de ‘Katy’, una inteligente, cariñosa y hermosa perra Golden Retriever que con su instinto, olfato y entrenamiento descartó el peligro por la granada que una vecina del lugar encontró.

‘Katy´ con la valentía del caso fue la primera en acercarse al artefacto y dar la señal de que no había peligro alguno, pues se trataba de una granada de entrenamiento que no contiene explosivo alguno.
Después de su trabajo ‘Katy’ realizó su otra función dar cariño a los niños de la zona que querían una foto con esta soldado especial.

Uniformados reunidos con la los habitantes para explicarles cómo proceder en casos como este.

El suceso

Ayer lunes Arlet Díaz se disponía a recoger unas gallinas que tenía regadas en un campo frente a su casa en la vereda San Antonio, acompañada de su hija vieron el objeto, que le pareció extraño y que su hija de 12 años empezó a patear por varios metros. La mujer recogió el objeto aún sin saber de qué se trataba y se lo llevó a su casa. Ya en la casa se lo mostró a un amigo, quien le dijo que botara eso que podría ser peligroso.

Aun con la duda, fue donde un vecino que había prestado el servicio militar para que le dijera y éste le dijo que sacara eso de la casa inmediatamente porque eso era una granada.

La madre asustada y aterrorizada entonces al pensar lo que pudo haber pasado, llamó a la Policía, quien al llegar al lugar decidieron llamar al Ejército, quienes se desplazaron con un grupo de aproximadamente 20 hombres.

Granada de entrenamiento encontrado en San Antonio, Cereté

Al llegar y con la ayuda de la perra antiexplosivos se dieron cuenta que se trataba de una granada antiexplosivos. Sin embargo reunieron a la comunidad para explicarle que en casos como estos es mejor no tocar el objeto, no llevarlo a la casa y tratar de acordonar el sitio hasta que lleguen las autoridades.