La corrupcióɲ del Hospital San Jerónimo, pone en riesgo la salud física y mental de sus empleados

Javier Vergara, columnista de Río Noticias.

Hospital San Jerónimo de Montería adeuda a sus empleados entre 1 y 8 meses de salario, lo que pone en riesgo la salud física y mental del personal de salud y la seguridad del paciente.

El personal de salud lucha incansablemente por restablecer la salud de los pacientes contra diferentes enfermedades a las que se enfrentan a diario, cada uno de ellos tiene un rol importante que contribuye al mejoramiento del cuadro clínico del paciente, por esto todos merecen ser remunerados, respetados y valorados por lo que hacen, debido a que esto afianza su motivación, lo estimula a brindar mejores cuidados en salud y esto se vera reflejado en la seguridad del paciente y una prestación de servicios de salud con calidad.

Pero vemos en algunos hospitales, clínicas del país y como pasa específicamente en el Hospital San Jerónimo de Montería, donde a sus empleados de planta les adeudan 1 mes, los contratistas 3 meses, y los médicos especialistas 8 meses de sueldo. Esto puede tener un impacto sobre la salud física y mental el personal de salud y la seguridad del paciente.

El personal de salud se sentirá desmotivado, son seres humanos que tienen necesidades que suplir, que mientras atienden a sus pacientes pueden estar pensando si renuncian porque ya no aguantan la situación actual o esperan a que les paguen, también pueden pensar en las deudas que tienen, en el arriendo, en el mercado, en las cuotas del colegio, los libros para sus hijos para esta época que comienzan a estudiar o la cuota de la universidad, se pueden sentir fatigados por la situación económica, aislados, no tendrán una buena comunicación con el grupo de trabajo, se verán mal humorados, están asfixiados por las deudas que no les alcanza para llegar al mes, no disfrutan de días de recreación en familia por no tener con que salir, se ven obligados a realizar otros trabajos para obtener ingresos y de tanto pensar en deudas trabajaran desconcentrados, etc.

En el paciente todas estas circunstancias que rodean al personal de salud los vuelve vulnerables a sufrir eventos adversos o complicaciones debido a que el personal de salud inmerso en estas situaciones es más propenso a cometer errores durante la atención, como los errores de medicación, diagnósticos equivocados, infecciones, errores en la identificación de los pacientes, errores durante procedimientos quirúrgicos, etc.

El problema grave es que en general nadie escucha al personal de salud o no están analizando las circunstancias laborales en este caso los factores económicos y todos piensan que solo han tenido un mal día, peor aún les hacen llamados de atención o procesos disciplinarios por errores que son inducidos por el mismo sistema en que se encuentran.

Esto se conoce hoy en día científicamente como síndrome de Burnout, que consiste en estar sometido de una manera continua y excesiva a demandas muy estresantes, llevándolos paulatinamente a agotarse tanto física como mentalmente y acabar por desmotivarse por su trabajo, dentro de algunas de sus causas esta la ausencia o la inadecuada remuneración económica.

Esto los puede llevar a que se presenten consecuencias como la depresión, ansiedad, suicidio y agresiones físicas o verbales entre el ambiente laboral con los colegas o pacientes y familiares.

Si bien es conocido el problema de las deudas de las EPS a los hospitales, esto no debería afectar la nomina del Hospital, la nomina debe estar en la primera prioridad para su gerente, otro problema es que el hospital ha estado cuestionado en casos de corrupcióɲ, ya son varias intervenciones que la Supersalud le han hecho al San Jerónimo por casos de corrupcióɲ y mala administración de los recursos económicos del hospital, incluyendo su deterioro físico y tecnocientífico.

La Supersalud debe poner mucha atención si la deuda de las EPS al Hospital corresponde verdaderamente a la ausencia de pagos de las mismas, ya que en muchas ocasiones se pueden presentar dobles facturaciones, para ocultar nominas paralelas o los desvíos de dineros del hospital por otras modalidades de contratación, porque al parecer la corrupcióɲ en el hospital es de nunca acabar, el que va llegando sale peor que el primero.

Por: JAVIER JOSE VERGARA GIRON. ENFERMERO. UNICÓRDOBA.
MÁSTER EN SEGURIDAD DEL PACIENTE Y CALIDAD ASISTENCIAL. UMH. ESPAÑA
ESPECIALISTA EN AUDITORIA EN SALUD. CES. VERIFICADOR. CES
CEL: 315 497 5687.