La DEA está detrás de ‘Honorables’ Magistrados de la Corte Suprema de Justicia de Colombia

Las grabaciones realizadas por la DEA en el caso del exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus y Gustavo Moreno, han abierto un frente que nadie se esperaba, ni siquiera los agentes de la agencia antidrogas de los Estados Unidos.

Al estallar el escándalo que involucra a ‘Honorables’ magistrados de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, comenzaron a llegar a la DEA testimonios de poderosos narcotraficantes extraditados a los EE.UU., en el sentido de que ellos “pagaron tiempo” a magistrados de la Corte Suprema de Justicia para que demoraran sus extradiciones.

Los hechos se remontan a tiempos recientes, cuando narcotraficantes capturados, con solicitudes de extradición vigente, necesitaban retrasar su envío a los Estados Unidos.

Los narcotraficantes capturados sabían que en Estados Unidos los indictment que tenían en su contra eran tan contundentes, que no les quedaba otra opción que negociar. También tenían en claro que una negociación con las autoridades norteamericanas implicaban la entrega de dinero producto del narcotráfico.

Razón suficiente para ‘pedir tiempo’ que permitiera retrasar su extradición. Lo que le permitía ‘arreglar’ sus negocios y propiedades en Colombia; y la otra, la más importante, conseguir los millones de dólares en efectivo para entregar a la justicia de los Estados Unidos ante una eventual negociación.

Al parecer, el negocio con los ‘Honorables’ magistrados de la Corte Suprema de Justicia que se prestaron para esto, consistía en la “compra” de meses o de años para frenar la extradición. Esto le permitía al narcotraficante detenido seguir traqueteando para reunir los millones de dólares, que más adelante le entregarían a la justicia norteamericana.

Todo indica también que existen testimonios, en el sentido de que a excomandantes de Autodefensas los extorsionaron.

Se cree que la DEA no ha permitido que todas las pruebas sobre estos testimonios, que ya tienen en su poder, sean trasladadas a Colombia hasta tanto no haya un compromiso por parte del gobierno colombiano de enfrentar este tema y no ocultarlo.

Esta información permite irnos atrás en el tiempo y recordar las palabras de aquel investigador estrella de la Corte Suprema de la Justicia en del tema de la parapolítica, que cuando terminaba de hablar con ellos les decía: “Recuerde que su órgano de cierre somos nosotros”. Si esta sentencia no es una amenaza, qué lo es entonces.

Yo con todo respeto le recomiendo a los ‘Honorables’ magistrados de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, que se sientan ‘tocados’ con este tema, que si tienen un viaje pendiente a los Estados Unidos, que lo aplacen.