La encrucijada uribista

Según dijo el expresidente y hoy senador del Centro Democrático Álvaro Uribe, para el 19 de noviembre espera tener listo el candidato presidencial de la colectividad de 2018. Ese día, precisamente, es el que ya confirmó la Registraduría como la fecha para que todos los partidos que así lo quieran hagan sus consultas internas para escoger quién los va a representar en esa lucha en las urnas por lleghar a la primera magistratura del Estado.

No se sabe si las palabras de Uribe se refieren a que el Centro Democrático irá a consulta interna. Hasta ahora, lo que el exmandatario ha planteado es que se trate de llegar a un consenso entre los cincos precandidatos (María del Rosario Guerra, Paloma Valencia, Carlos Holmes Trujillo, Iván Duque y Rafael Nieto), es decir, que se pongan de acuerdo y decidan entre ellos cuál es la fórmula para decidir quién asume el liderazgo para tratar de recuperar el poder el próximo año.

Ya en una carta de julio pasado, la bancada del partido le hizo esa propuesta al expresidente, argumentando que las otras alternativas que se han ventilado -que el candidato se escoja con una encuesta o en una convención extraordinaria- pueden generar inconvenientes y afectar la unidad uribista. Muchos recuerdan el antecedente de hace cuatro años, cuando se hizo el congreso nacional de la colectividad para escoger candidato entre Óscar Iván Zuluaga y Francisco Santos, y terminó en denuncias de trampa y divisiones internas. y en el proceso actual ya se ha visto “fuego amigo” en contra de Iván Duque, quien tiene resistencia en un sector del uribismo.

El Centro Democrático entiende que se hace necesario tomar decisiones urgentes, pues ya hay un gran número de aspirantes de otros sectores que se encuentran en proceso de recolección de firmas para inscribir sus candidaturas, muchos de los cuales puntean en las encuestas, como es el caso de Gustavo Petro, Germán Vargas Lleras o Sergio Fajardo. Encuestas que, por cierto, no son muy positivas para sus candidatos e incluso, en el caso de algunas, ni siquiera se centran en los nombres sino que hablan del “que diga Uribe”. Además, como se sabe, la idea del Centro Democrático es hacer una coalición con otras fuerzas afines a su línea ideológica, por lo que definir su ficha única se hace prioritario.

Ayer, Uribe tuvo una reunión con el también expresidente Andrés Pastrana en Medellín, buscando afianzar los cimientos de esa coalición, en la que seguramente entrarán la exministra Marta Lucía Ramírez y el exprocurador Alejandro Ordóñez, los dos con comités inscritos para recolectar firmas. El objetivo es consolidar en una sola fuerza a quienes estuvieron del lado del No en el plebiscito refrendatorio de los acuerdos de paz de octubre del año pasado. El expresidente ha dicho que los esfuerzos de la alianza estarán centrados en recuperar la economía, derrotar la corrupción, imponer austeridad y recuperar la empresa privada.

Tomado de El Espectador.