«La Gran Bestia»

Columnista, Horacio Garnica.
Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Uno de los lingüistas más conspicuo del mundo contemporáneo, y de los diez intelectuales más preclaro, estudiado y citado en el decurso de la historia reciente de la humanidad; es el filósofo y matemático norteamericano NOAM CHOMSKY. En su obra: HEGEMONÍA O SUPERVIVENCIA, cita una peyorativa nominación de «PUEBLO», de Alexander Hamilton; al decir éste, que: «EL PUEBLO ES UNA GRAN BESTIA AL QUE HAY QUE EVITAR SU EXTRAVíO».

Es pertinente recordar que Alexander Hamilton no es ningún «Juan de los palotes», es uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, que junto con su clase y todas las históricas clases «Altas», sus integrantes no se sienten ser «Pueblo». «Pueblo» es según mi parecer: un conglomerado de personas de clase media baja hacia abajo, y algunas de clase media alta. La mayoría de los integrantes de la clase media alta, se creen de la alta; tienen los mismos caprichos, morisquetas, melindres y comportamientos de ínfula clasista.

Pueblo es un término eminentemente político, y lingüísticamente según CHOMSKY: » cada término político tiene dos significados, ejemplo: terrorismo es si lo hacen contra mí, tiene una acepción, pero sí soy yo el que lo ejerzo es contraterrorismo».

Pueblo según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es: Gente común y humilde de una población; o sea, de un país. En cambio la Constitución Política de Colombia, en el preámbulo, engrandece en grado superlativo al pueblo, al consagrar la retòrica constitucional: “El pueblo de Colombia en ejercicio de su poder soberano…”
CUÁL PODER SOBERANO?.

Al decir Hamilton que el PUEBLO ES UNA GRAN BESTIA, se pueden entender dos significados: que es un MONSTRUO y que también es una GENTE COMÚN, HUMILDE, RUDA E IGNORANTE. Y, como monstruo hay que evitar su extravío, según su perverso parecer.

En esta lógica de sojuzgamiento, «el control del pueblo ha sido siempre una preocupación básica del poder y de los privilegiados desde la primera revolución democrática en la Inglaterra del siglo XVII». (Chomsky, ob, citada). De ahí, «el control de la mente pública» en el entendido que: «el control de opinión es la base de todo gobierno, desde el más despótico al más libre» (David Hume).

Otrora, Platón fiel a su estirpe clasista, expresó que el Pueblo es una especie de monstruo feroz, que es necesario tenerlo alejado y en la más absoluta dependencia. Excluido de la vida intelectual, y además, por tal razón, al
monstruo feroz hay que mantenerlo somnoliento.

Muchos siglos antes, los sabios taoístas de la China, recomendaban: «no dar al populacho el saber que suscita los deseos, más sí, procurarles músculos sólidos y voluntad escasa, estómago satisfecho y corazón vacío».

Categórica e histórica lección pedagógica de opresión al Pueblo, bien aplicada al pie de la letra por los ostentadores del poder, y bien aprendida por «La Gran Bestia».

Tienen toda la razón

Alexander Hamilton, Platón y los sabios taoístas de la China, al decir lo que dicen del Pueblo; eso es una tangible realidad política.

Por los siglos de los siglos, el pueblo de mansedumbre consentida, ha permitido y permite descalificativos, utilización y pisoteo de parte de sus elegidos verdugos. Es entonces el pueblo, «responsable de su bien o mal».

Es «el Pueblo colombiano la Gran Bestia?».
Es «el Pueblo colombiano el Monstruo Feroz Somnoliento?»
Es » el Pueblo colombiano una Gente Común, Humilde, Ruda e Ignorante?»
Y, qué podemos hacer para que el pueblo sea real y efectivamente el Verdadero Constituyente Primario?.

El propósito pertinente a colegir en el tema en comento; es parodiar en teoría y en la práctica al Libertador Simón Bolívar cuando decía: » MI DEBER ES SACAR SIEMPRE LA ESPADA DE LA JUSTICIA Y LUCHAR DONDE HAYA PUEBLOS ESCLAVOS».

Y, Colombia es un pueblo esclavo de la política tradicional.