La necropsia perdida de una de las víctimas del fiscal Lora

Caso Fiscal Mario Lora. Foto: El Heraldo.

Se trata del documento de Camilo Rodríguez. Medicina Legal ha guardado silencio con respecto a la supuesta desaparición.

Mientras los familiares de los víctimas del doble homicidio que presuntamente cometió el fiscal antibacrim Mario Lora Correa, el 18 de junio de 2016, esperan justicia, un nuevo episodio en medio del ‘adormecido’ proceso alimenta su incertidumbre: la supuesta pérdida de la necropsia de una de las víctimas, en la regional del Instituto de Medicina Legal, Montería.

La desaparición del documento es un hecho que refirió el abogado defensor de las víctimas, Sergio Ramírez. En el proceso se encuentra sindicado, un funcionario de la Fiscalía General de la Nación que sigue acusando e impartiendo justicia, desde Barranquilla, a donde fue trasladado después de que quedara en libertad tras disparar contra Camilo Rodríguez López y Harold Suárez Rivas, en la capital cordobesa.

“Medicina Legal entregó una necropsia (la de Harold Suárez Rivas) y después, cuando fue a entregar la de Camilo, esta no apareció. Lo que hemos conocido es que la dirección regional de Medicina Legal interpuso una denuncia penal contra un médico que, después de haber sido despedido se llevó las necropsias en las cuales él había participado, entre ellas la de Camilo, además no habría dejado copia de las mismas en la base de datos”, relata el penalista Ramírez, quien defiende los intereses de padres y hermanos de Harold Suárez Rivas y de Camilo Rodríguez López.

Para el profesional del derecho la pérdida de la necropsia de una de los muertos del fiscal Lora Correa “es absurdo y sumamente extraño, porque se trata de una prueba que fue solicitada por la Fiscalía”.

“Pueda que en una institución se pierda un documento, pero lo que me llama la atención es que supuestamente en ninguna de las bases de datos internas de Medicina Legal se haya quedado una copia, es decir, eso es lo que le permite a uno inferir que posiblemente algo anómalo sucedió, porque, ¿cómo se explica que un médico que despiden se lleve toda la información de las necropsias?”, precisó el abogado Sergio Ramírez.

El penalista aclara que aunque la necropsia de Camilo Rodríguez dejó de ser fundamental, “sí es importante, porque determina a ciencia cierta cuál fue la verdadera causa de la muerte, entonces ahora los peritos deben volver a realizar ese trabajo, a partir de la historia clínica, lo que termina complicando el caso”.

Medicina Legal no responde

El director seccional de Medicina Legal en Córdoba, Carlos Vargas, no pudo atender a EL HERALDO por sus ocupaciones, pero, a través de un asistente suyo pidió que se le transmitiera la inquietud, vía correo electrónico, sobre, qué había pasado con la necropsia de Camilo Rodríguez López. Sin embargo, no hubo respuesta a los interrogantes planteados en el correo.

Camilo Rodríguez López recibió dos impactos de bala, uno en el hombro izquierdo y el otro por la espalda que le afectó la zona lumbar. El parte médico inicial indicó que Camilo quedó parapléjico hasta que se complicó y murió.

¿Quién era Camilo Rodríguez López?

El joven Rodríguez López contaba con 32 años cuando fue impactado. Era natural de Fredonia, Antioquia, pero llevaba diez años en Montería, soltero y sin hijos.

“Lo que esperamos ahora es que la Fiscalía, como defensora de víctimas que es, esté al tanto de la situación y nos entregue una explicación de qué pasará de aquí en adelante, tras haberse perdido la necropsia, ojalá esto no beneficie directamente al victimario Mario Lora Correa”, precisó Óscar Patiño, primo de Camilo.

El fiscal encargado del caso, Héctor Castilla, advierte que no debe y tampoco puede entregar detalles del caso por directriz de la institución, mientras avanza la etapa preparatoria del juicio para el cual se está preparando con los elementos materiales probatorios que está recopilando.

Con fuentes del ente acusador se estableció que se espera la entrega de la necropsia a partir de la información forense que sí habría quedado en bases de datos del Instituto de Medicina Legal, para que el documento, en el cual se especifica qué órganos fueron afectados por los impactos que salieron del arma del fiscal, entre a formar parte de los elementos probatorios en el juicio oral contra el fiscal Lora Correa.

“De todas formas la muerte del joven se puede acreditar con la historia clínica y con entrevistas de los médicos del centro asistencial donde fue atendido y donde murió la víctima”, precisó una fuente de la Fiscalía.

La historia de ese 18 de junio de 2016

Camilo Rodríguez López y Harold Suárez Rivas, presuntamente fueron atacados a disparos por el fiscal Mario Lora Correa la noche del 18 de junio del año pasado en una discoteca de la calle 41 con carrera 10 –en plena Feria de la Ganadería en Montería-.

Uno de ellos, al parecer, tuvo un altercado con un hijo del sindicado, quien para la fecha era menor de edad y compartía con su padre en un establecimiento nocturno.

El hijo de Lora le habría dicho a su padre que una de las víctimas habría intentado atracarlo en el baño, caso que fue puesto en conocimiento de la Policía, que procedió a realizar el protocolo de requisa pero fue allí cuando Lora fue a su carro por una pistola 9 milímetros marca Jerichó y disparó contra Suárez y Rodríguez, incluso, hirió en una mano al agente Enaldo Polo Díaz.

Rodríguez murió el 3 de julio siguiente en el hospital San Jerónimo de Montería, Mientras que Harold falleció el 26 de agosto en la clínica Imat, de esta misma ciudad.

El fiscal fue capturado y a las pocas horas un juez de control de garantías le otorgó libertad condicional con algunas restricciones.

Después de una serie de aplazamientos y declaratoria de insubsistencia por parte de jueces y fiscales de Montería y Cereté el proceso judicial contra el fiscal Lora está paralizado, hasta el próximo año, luego que el pasado 29 de noviembre fracasara en el Juzgado Penal del Circuito de Lorica, la audiencia preparatoria del juicio, por excusas de varios de los sujetos procesales.

Por: Eduardo García.
Vía- El Heraldo.