La Universidad de Córdoba es nuestra

La Universidad de Córdoba es nuestra

Primera Parte.

Hace 54 años abrió sus puertas al saber superior nuestra Universidad de Córdoba; tan nuestra como: el río Sinú y todo la riqueza hídrica; el sombrero vueltiao Zenú y el caudal cultural ancestral; el porro palitiao pelayero y el folclor musical; el Museo Arqueológico Zenú en Tierralta; entre otros tantos símbolos del orgullo cordobés.

Fue en los primeros días del mes de abril de 1964, cuando el gran visionario de la educación en Córdoba, fungiendo como rector abre las puertas de la Universidad, que es lo mismo que abrirle las puertas al sueño y a la esperanza de muchos jóvenes, y al desarrollo humano y material del departamento de Córdoba.

Esa trascendental apertura tuvo ocurrencia en las instalaciones del otrora renombrado Colegio Nacional José María Córdoba, gracias a la gentil colaboración de su rector, el Licenciado Eduardo Blanco Niño, muy recordado su paso por nuestras tierras.

Ese visionario que hacia tangible sus visiones, fue el extinto e ilustre bacteriólogo Dr. Elías Bechara Zainum; nunca habrá palabras y homenajes suficientes para reconocer, connotar y agradecer el legado y la grandeza de un ser tan singular, comprometido de palabra y de hecho con la educación, y con el presente y el futuro de Córdoba.

En su paso por esta vida efímera, fundó: la Universidad de Córdoba, La Universidad del Sinú, el Colegio Nacional José María Córdoba, el Colegio Bachillerato Nocturno de Montería y el ITAL de Lorica. Es un rastro perdurable y suficiente para declarar al Dr. Elías Bechara como el hombre más importante en la historia del departamento de Córdoba y con un sitio preferencial en la historia de Colombia. Es un hombre cuyo nombre es inmarcesible y “permanecerá indemne ante los soplos del tiempo”.

En esa gladiadora misión para hacer realidad la Universidad de Córdoba; al lado del Dr. Bechara y juntos en la misma causa y ad honórem, estuvieron los doctores: Limberto Saenz Alarcón como secretario general; los decanos Hernando Rodríguez y Julio Cervantes Lagares, de ingeniería agronómica y medicina veterinaria respectivamente. Los profesores: Enrique Gómez Pineda, Ramiro Sánchez Kerguelén, Rodolfo Bechara Zafar, los hermanos Eugenio y Mario Giraldo, Leopoldo Martínez y un químico de apellido Caneda. También estuvieron 101 estudiantes fundadores, 99 hombres y 2 mujeres. Entre ellos estaba nuestro amigo el Dr. Fabio Gómez Ricardo. Es posible que involuntariamente omitamos algunos nombres, pero hasta ahí llegaron los recuerdos seniles de Fabio. Pero son grandes y gratos recuerdos que no se pueden olvidar. A todos ellos honor y gloria por todo lo que han hecho por un departamento con nombre ajeno. Y recuerden siempre: Los grandes hombres no mueren porque viven siempre en sus legados.

! LA UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA ES NUESTRA QUIÉRELA Y DEFIÉNDELA!