La vida es más fácil para las personas atractivas, según estudio

¿Ha tenido la impresión de que para las personas bonitas la vida resulta más sencilla? O, tal vez, ¿ha escuchado que las primeras impresiones son las que cuentan? o que, ¿el atractivo físico puede influir en decisiones sobre socios en la vida, amigos, compañeros de trabajo y hasta promoción de empleados? Pues ahora, al parecer, hay pruebas sustanciales para indicar que todas esas cosas son ciertas.

Así lo mostraron una serie de estudios, presentados la semana pasada en la conferencia anual de la Sociedad para la Personalidad y la Psicología Social (SPSP) en Austin (Texas, EE.UU.), los cuales apuntan a que la apariencia puede ser más poderosa de lo que se piensa.

De acuerdo con la investigación, sobre las ventajas de la atracción física, la apariencia “modela todo, desde si terminamos gustando de alguien hasta nuestra evaluación de su orientación sexual o confiabilidad”. Además, los investigadores aseguraron que, si la primera impresión es en persona, los resultados son mucho más positivos.

El estudio británico National Child Development realizado por Daniel Nettle, de la Universidad Abierta mostró, por ejemplo, que los hombres más altos tenían menos probabilidades de ser solteros o sin hijos y concluyeron que los hombres más altos son considerados sexualmente más atractivos y más propensos a encontrar pareja. “Al elegir un marido, el tamaño importa”, dice Nettle.

Por su parte otro estudio de la Universidad de Florida, la Universidad de Carolina del Norte y la Universidad de Pittsburgh, encontró que las personas con buena estatura ganaban mucho más a lo largo de sus carreras que los trabajadores bajos.

“Basándonos únicamente en la apariencia, tendemos a atribuir una serie de características positivas a las personas atractivas. En general, los percibimos como más competentes, más felices y más exitosos que la población en general. Esperamos que logren empleos más prestigiosos, disfruten de matrimonios más felices y lleven vidas sociales más ricas. En la escuela, los estudiantes atractivos son más sobresalientes y juzgados de manera más flexible ante las transgresiones, y el atractivo físico es quizás más agudamente observado en el lugar de trabajo, donde los empleados bonitos a menudo son promovidos y mejor pagos”, resumió el portal de noticias estadounidense Psychology Today.

Otra de las conclusiones a las que llegó este informe es que la gente suele hacer “todo” lo posible para ayudar a las personas atractivas, sea cual sea el sexo, porque quieren ser gustados y aceptados por personas guapas. Mikki Hebl, profesora de la Universidad de Rice, comentó que incluso “el aspecto de tu rostro puede influir significativamente en el éxito de una entrevista”, y “los jefes apuestos son más competentes, colaborativos y mejores delegados que sus homólogos menos atractivos”.

El portal estadounidense comentó igualmente que para nadie es un secreto que al sol de hoy la ciencia ha demostrado que la simetría es intrínsecamente atractiva para el ojo humano, en términos de la similitud entre los lados izquierdo y derecho de la cara. En cuanto al trabajo, dicen los autores, los candidatos atractivos tienen más probabilidades de ser contratados que sus compañeros por ser considerados más “rentables” además de ser vistos como más agradables y más propensos a “tener todo lo necesario para tener éxito en la vida”.

Dario Maestripieri, profesor de la Universidad de Chicago y citado por Psychology Today, argumentó que la razón por la que se favorece a las personas atractivas es que suelen verlas como potenciales parejas sexuales por lo que eligen interactuar con ellos con para aumentar las posibilidades de tener sexo. “Esto termina en sesgos sutiles en muchas formas, desde la compra hasta la contratación”, añade el experto.

Tomado de El Espectador.