las Calles de los Municipios del San Jorge Parecen de Pueblos Fantasmas

Calles de Bijao.

En los últimos días se han presentado varios casos de violencia que tienen atemorizados a los habitantes en el San Jorge, por está razón, el periódico digital, Voces de Córdoba, dio a conocer los siguientes videos e información.

Municipios del San Jorge.

Así lucen las calles de Montelibano a las 8 PM parece un pueblo fantasma, los habitantes tienen miedo, prefieren encerrarse en sus casas y no arriesgar sus vidas.

Los violentos ganan, someten al pueblo bajo el yugo del terror y el caos; el conglomerado del San Jorge se siente desprotegido, los grupos alzados en armas le han ganado un gran terreno a la fuerza pública, tanto así que se dan el lujo de llegar a un Municipio uniformados y en fusilados y pintar paredes; sin duda alguna algo nunca antes visto en esta subregión del Departamento de Córdoba.

Calles del San Jorge.

muchos creímos que con Ivan Duque estaríamos seguros por esto de la seguridad democrática. nos equivocamos, hoy vivimos una ola de violencia sin precedentes y nuestro Presidente prefiere irse de gira y realizar reuniones estúpidas como la de Maluma.

y algunas mas en ves de darle la cara al pueblo que aclama una pronta intervención, y ni qué decir de la gobernadora encargada SANDRA DEVIA una espectadora de lo que pasa y su silencio parece cómplice de lo que hoy sufre el San Jorge, pero esta señora descarada no conforme con el desgobierno al que nos ha sometido, hoy pretende quedar en la terna para terminar de jodernos.

Presidente, Iván Duque y la gobernadora (e) Sandra Devia.

hoy nos acostamos con lamentables noticias de otras familias, mañana no sabemos si será la nuestra la que llore la pérdida de un ser querido, parece curioso ver el silencio que guarda la comunidad internacional frente a este flagelo, hoy son sordos , ciegos y mudos pero claro, para dar índices errados sobre la falsa disminución de los cultivos de coca si son buenos, parecen estar al servicio del narcotráfico ya que sin duda alguna es la maldición que nos ha llenado nuestras tierras de sangre. | Por: Rafael Moreno.