‘Le dejo a mi sucesor un país sin Farc’: Juan Manuel Santos

Al comenzar su último año de gobierno, el presidente Juan Manuel Santos señala en esta entrevista sus derroteros para los meses finales de su mandato y advierte que el Gobierno no tiene candidato.
Su primera gran aspiración consiste precisamente en que su sucesor “siga construyendo sobre lo construido. Construir paz y promover la reconciliación nacional. No perder el impulso y la prioridad dados a la educación. Seguir invirtiendo en infraestructura. Ser responsable en lo económico pero audaz en lo social. Debe actuar con la razón más que con la emoción. Debe defender nuestra riqueza ambiental. Consolidar y fortalecer nuestro liderazgo en el mundo. Evitar los extremismos. Y mirar con benevolencia los errores de sus antecesores”.

Pero, con respecto a su sucesor, parlamentarios del partido de ‘la U’ han dicho que usted los instruyó para que apoyen al candidato presidencial que respalde el proceso de paz. ¿Eso es así?

Mi invitación a ‘la U’, como a todos los colombianos, es a consolidar lo alcanzado y avanzar en la construcción de paz, tarea que va a requerir varios gobiernos.

¿El exministro Germán Vargas Lleras podría llegar a reunir esas condiciones que usted señala y convertirse así en el candidato del Gobierno?

El Gobierno no tiene candidato. Y, si el doctor Vargas Lleras es el elegido, estoy seguro de que construirá sobre lo construido porque fue parte de este gobierno.

Muchos dirigentes, incluido su negociador de paz en La Habana, Humberto de la Calle, han criticado el silencio del doctor Vargas Lleras sobre el proceso de paz. ¿Usted cree que él está suficientemente comprometido con el proceso de paz?

De lo que estoy seguro es de que no hará marcha atrás. La paz es irreversible.

El mismo doctor De la calle ha dicho que el candidato presidencial debe ser producto de una coalición de los sectores políticos que apoyen la paz. ¿Concuerda esa teoría con su posición?

Sí. Cualquiera que sea el presidente será necesariamente el producto de una coalición y deberá seguir consolidando la paz.

Su partido, el partido de ‘la U’, no tiene candidato presidencial. ¿Debería hacer esa coalición con el Partido Liberal?

No me ponga a intervenir en política.

Comienza usted su último año de gobierno. En los 7 años que han trascurrido, ¿usted cuáles señalaría como sus principales obras de gobierno?

Mi primera prioridad ha sido mejorar la educación. Y había mucho por hacer. Imagínese, ¡los colombianos más pobres tenían que pagar por la educación de sus hijos en los colegios públicos!

Y, en este campo, ¿qué hizo?

Pues, nada menos que ahora la educación es gratuita hasta el grado 11.

Pero, al margen del avance en gratuidad, ¿qué ha hecho su gobierno en educación?

¡Muchísimas cosas! Antes, solo 37 de cada 100 muchachos tenían acceso a la educación superior; ahora, más de 50 de cada 100 tienen esa posibilidad. Creamos el programa De Cero a Siempre porque la educación arranca desde que se nace. Tenemos más de 30.000 muchachos de estratos bajos becados en las mejores universidades del país con Ser Pilo Paga. La calidad ha mejorado. Así lo demuestran las pruebas nacionales e internacionales. Construimos más aulas que cualquier gobierno. Instauramos y hemos venido implementando la jornada única, clave para mejorar la calidad. El país ha avanzado y no puede perder ese impulso. Nos falta mucho. Vamos a hacer más en este año.

¿Qué otra tarea será primordial en el año que resta de su gobierno?

La infraestructura. Colombia no tenía la infraestructura necesaria para crecer. Hemos hecho una verdadera revolución. Diseñamos la política de 4G para por fin salir de ese atraso. Desde 2010 hemos construido más de 2.500 kilómetros de dobles calzadas. Esto significa miles de empleos, menores costos de transporte y más seguridad para los usuarios. También hemos intervenido las vías terciarias y vamos a construir muchas más para conectar el campo con las ciudades. Y no solo son las carreteras. Los aeropuertos y los puertos también se modernizaron.

Hay sectores que opinan que en materia de tecnología no hemos avanzado…

Es todo lo contrario. Cuando comenzamos el gobierno, el atraso también se veía en materia de tecnología. Hoy, todos los municipios del país están conectados con fibra óptica y banda ancha. ¡Entramos al siglo 21!

Tomado de El País.