Los cinco motivos por los que estás perdiendo el pelo

Lavarse el pelo frotando demasido, utilizar un mal champú o acondicionadores inadecuados para nuestras necesidades, utilizar un casco de moto que no transpire, un peine de metal o plástico, e incluso los fijadores en exceso.

Perder el pelo es algo habitual, cambio de estación, de temperaturas, calefacciones, frío en la calle, estilo de vida, contaminación, falta de vitaminas… pero, además, hay algunos factores externos y hoy te vamos a contar los cinco motivos por los que estás perdiendo el pelo, para que en el 2018 no seas el último en enterarte que tu pelo ya no es el que era.

Nos lavamos mal el pelo
Es lo primero que nos cuenta. Frotamos mal el pelo, y fuerte. Y no debería ser así. “Donde hay que incidir es en el cuero cabelludo, la zona que más grasa produce y donde se aprecia más la suciedad. El resto del cabello no hay que frotarlo, ya que podemos partirlo debido a la fricción. Es suficiente dejar que el jabón caiga por el pelo y lo enjuaguemos suavemente”.

Elegimos mal el champú
“Lo ideal para lavar el cabello es emplear champús sin parabenos, colorantes ni perfumes fuertes. Que un champú huela demasiado o cree mucha espuma no quiere decir que limpie más, de hecho suelen tener químicos dañinos para la fibra capilar” afirma. Ser conscientes de las necesidades de nuestro cabello ahorraremos a la larga y saldremos beneficiados. Lo más natural es casi siempre lo mejor para evitar en la medida de lo posible daños adicionales a nuestro cuerpo y, en este caso, al cabello.

Los cepillos no son los adecuados
En muchos lugares encontramos cepillos de madera que nos recomiendan siempre, herbolarios, centros de bienestar, tiendas especializadas, pero podemos llegar a creer que no es cierto que sean tan beneficiosos. Nada más lejos de la realidad. Los cepillos de plástico o mejor parten el cabello, sobre todo si está enredado. Utilizar cepillos con cerdas naturales dañará menos el cabello.

Ser motero
Cuando uno es motero el cabello sufre, ya sea porque lo tienes largo y el aire lo estropea, ya sea por tenerlo corto y que no transpire. La importancia de un buen casco transpirable es fundamental, de la misma manera que ponerse un pañuelo de algodón, el sudor estropea el cabello y lo debilita.

Lacas, gominas, ceras, fijadores
Todos estos complementos utilizados con exceso son perjudiciales. La laca reseca el cabello debido al alcohol y los productos químicos que se utilizan para que actúe como fijador. El pelo tiene a volverse quebradizo y apagado precisamente porque el alcohol se lleva parte de su humedad natural. Al utilizar laca hay que aplicarla a unos 30 cm de distancia y nunca hacerlo en el cuero cabelludo, solomente en las puntas.