Los efectos positivos que trae el huracán Irma para la naturaleza

Las imágenes del paso del huracán Irma por el océano Atlántico solo muestran destrucción: decenas de muertos, ciudades arrasadas y un reto enorme para los gobiernos. No obstante, los huracanes tienen beneficios medioambientales.

Múltiples expertos han explicado que los fenómenos naturales que azotan recientemente a Estados Unidos -como el huracán Harvey que arrasó a Houston y ahora el huracán Irma- responden al inminente cambio climático. Y aunque el presidente estadounidense Donald Trump sea escéptico, sí es cierto que un océano caliente favorece el desarrollo de huracanes.

Los huracanes son vientos rápidos y fríos, por lo que su paso sobre los mares produce un efecto de enfriamiento que hace que las aguas superficiales se refresquen significativamente. Esto puede hacer que se produzcan otros huracanes subsiguientes, como sucedió a finales del verano de 2005 con Katrina y Rita en las aguas demasiado cálidas del Golfo de México. Pero también puede resultar benéfico.

Puede leer: El día en el que el mar llegó hasta el corazón de Miami

Según datos de un satélite de la NASA que tiene como misión monitorear la precipitación tropical (el TRMM), estos dos huracanes enfriaron 4 grados celsius las aguas que tocaron en sus trayectorias y terminaron refrescando todo el golfo 1ºC.

De esta manera, actuaron como motores de calor, es decir que desataron un proceso de transferencia de calor desde la superficie oceánica hacia la atmósfera, por medio de la evaporación. Igualmente, refrescaron los mares por un fenómeno llamado el upwelling o afloramiento del agua fría profunda. Eso sucede por el efecto de succión que genera la baja de presión de la tormenta.

Entonces, el mayor bien que producen los huracanes, y en este momento Irma, es que contribuyen a enfriar al planeta y disminuir un poco los terribles efectos del calentamiento global. Por eso es bastante probable que con el tiempo comiencen a aparecer más y más huracanes, pues son uno de los mecanismos de la naturaleza para protegerse del efecto invernadero que inquietantemente calienta a la Tierra.

Y, sorprendentemente, los mayores beneficiados por este proceso natural son los corales. El calentamiento global tiene muchos efectos: el deshielo de los glaciares y los polos, el aumento del nivel del mar, el crecimiento de las precipitaciones, la muerte de animales polares.

Según National Geographic, si no se detiene a tiempo, a finales de este siglo el nivel del mar podría aumentar hasta 59 centímetros o hasta 79 centímetros si los polos siguen derritiéndose, algunas especies podrían dejar de hacer simbiosis, las inundaciones y las sequías serían más frecuentes, cada vez habría menos agua dulce, enfermedades como la malaria se extenderían por todo el globo, varios ecosistemas se extinguirían, incluyendo especies como los pingüinos y los osos polares.

Pero hay un efecto especialmente devastador que poco conoce la mayoría de la gente, y que podría terminar en la extinción de millones de animales marinos: el blanqueamiento de los corales.

El coral se decolora cuando se pierden las condiciones necesarias para mantener sus protozoos, lo cual sucede como una respuesta al estrés. Últimamente, lo que más lleva a que los corales se estresen es el incremento repentino en la temperatura del agua.

Como muestra el documental de Netflix En busca del coral, desde los años noventa, la temperatura de los océanos no para de aumentar y, por ende, tampoco lo hace el blanqueamiento de los mayores ecosistemas marinos.

El mayor problema es que no solo se blanquean, sino que esta decoloración hace que pierdan sus nutrientes, lo que lamentablemente termina llevándolos a la muerte.

El coral no es una planta marina, en realidad es un animal que unido a otros forma un ecosistema que acoge a cientos de especies.

Cuando muere un coral, muere un ecosistema completo que por lo general jamás se podrá recuperar. Por eso, el paso de un huracán contribuye a que los corales sean menos víctimas del estrés por las altas temperaturas, y con ellos, se benefician también las anguilas, los peces payaso, las mantarrayas, los caballitos de mar, las tortugas y demás animales marinos. Aunque es claro que muchos animales también perecen durante el paso de los huracanes.

Para los ríos y bosques

Otro beneficio de los huracanes, ya no sobre el oceáno sino cuando tocan tierra, es que sus lluvias torrenciales aumentan el caudal de los ríos. Esto, aunque a veces puede resultar muy devastador en las ciudades, contribuye a que crezca la corriente fluvial y así se limpie la basura producida por la actividad humana que se ha quedado acumulada en los cauces.

Además, permiten que se renueven las aguas subterráneas y que las zonas donde había agua estancada -una peligrosa productora de mosquitos que transmiten enfermedades como el dengue, el zika y el chikungunya- se limpien y fluyan.

Por otro lado, los fuertes vientos huracanados derriban los árboles más débiles, lo cual permite que crezcan nuevos árboles más fuertes y lleva al control de la sobrepoblación de especies de insectos. Como si fuera poco, los vendavales contribuyen a limpiar el aire de contaminantes como material particulado y aerosoles.

En suma, es cierto que los huracanes son vistos como desastres naturales. Sin embargo, poco se sabe de los procesos que tiene la naturaleza para mantener su balance, sobre todo ante el impacto masivo del paso del hombre. Los huracanes son devastadores, pero la actividad humana lo es aún más.

Tomado de la Revista Semana.