Los exámenes están en peligro de extinción

La evaluación alternativa (EA) es el nombre que reciben los nuevos métodos de calificación que en la actualidad se imponen a los antiguos modelos basados en la valoración de respuestas más o menos correctas a preguntas concretas propuestas por los educadores. La principal ventaja de esta metodología es la observación en tiempo real del progreso de cada estudiante según su desempeño en las diferentes tareas que se proponen para el trabajo dentro y fuera del aula.

Quiénes hacen uso de estos métodos también destacan la posibilidad de evaluar a los alumnos de acuerdo con sus fortalezas y el conocimiento adquirido. La EA busca superar los exámenes tradicionales en los que entran en juego factores como la memoria -que, por otro lado, no garantiza la retención de conocimiento en el largo plazo- o la interpretación correcta de las preguntas para obtener una medición inmediata del aprendizaje.

Para Stephen N. Elliot, director del Instituto de las Ciencias del Aprendizaje en la Universidad de Arizona, Estados Unidos, “este tipo de evaluación requiere de la integración de conocimientos sobre contenidos específicos, destrezas, habilidades mentales y ciertas actitudes para lograr la meta”. Según él, es más fácil evaluar habilidades del alumno midiendo su desempeño que aplicando un examen escrito.

Los académicos consultados coinciden en que la evaluación alternativa es un proceso que involucra más atención por parte de profesores y alumnos. Sin embargo, advierten que se debe tener claridad sobre las habilidades específicas que necesitan ser evaluadas para evitar posibles confusiones en la interpretación de los resultados puesto porque no todas las competencias se manifiestan de igual manera en todas las áreas.

Tanto para el profesor como para el alumno, la EA es un cambio de paradigma. Primero porque el conocimiento se transforma en herramienta y no en fin para obtener determinados resultados. Segundo porque permite al maestro innovar en la enseñanza y a los estudiantes disponer del conocimiento con mayor autonomía.

Semana Educación presenta un listado de las principales evaluaciones alternativas que se emplean hoy en día en las instituciones educativas alrededor del mundo:

Mapas mentales: son diagramas o mapas conceptuales que el estudiante debe construir a partir de determinada cantidad de información que le propone el profesor. Este método permite demostrar el grado de dominio que tiene una persona sobre un tema puntual ya que debe resumir y relacionar temáticas, conceptos y datos de forma breve y abstracta.

TOMADO DE LA REVISTA SEMANA.