Los futbolistas colombianos que buscan trabajo

Con el objetivo de darles una segunda oportunidad a los jugadores del fútbol colombiano que se quedan sin equipo, la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutrpo) creó en 2012 el equipo de jugadores sin contrato. Hace poco nombró a un cuerpo técnico liderado por el exfutbolista José Mera y abrió las convocatorias para que aquellos que querían mantener un buen estado físico tuvieran en dónde prepararse. La idea era que cuando se abriera una posibilidad laboral, los futbolistas estuvieran en forma.

Así que, desde aquel momento, en las canchas del Centro Campestre Comfandi, en Pance, al sur de Cali, de lunes a viernes de 7:30 a.m. a 9:30 a.m., los jugadores se reúnen para entrenar como si estuvieran en un club profesional. Ariel Caicedo es el preparador físico, el encargado de que los futbolistas no suban de peso y estén disponibles para el día en que un club se fije en ellos. Muchas veces el sábado es el día de partido, ante clubes sociales de la ciudad o ante cuadros juveniles de equipos profesionales.

Varios han sido los casos de futbolistas que comienzan entrenando en Acolfutpro y luego, cuando se abre el libro de pases de la Liga colombiana, terminan recibiendo propuestas para jugar. Fue tan exitoso este proyecto, que el año pasado la Asociación decidió abrir una sucursal en Medellín. Fue nombrado el exfutbolista Carlos Ganiza Ortiz como entrenador y Wílder Valencia como preparador físico.

Hoy en día, contando las dos sedes, hay 64 futbolistas esperando a que entre el 4 y el 8 de septiembre, cuando se abra el libro de pases de la Liga Águila, puedan recibir ofertas de trabajo. “Este es un momento de gran ilusión Están motivados y con muchas ganas de volver a estar en un equipo de primera o segunda división. En los entrenamientos los veo con actitud. Hay muchachos con muy buen nivel. Ojalá la mayoría puedan conseguir estabilidad”, le dijo a este diario José Mera, el ex defensor central que estuvo en equipos como Deportivo Cali y Millonarios.

En el actual grupo de 35 jugadores que entrenan en Cali hay nombres de destacados que todavía podrían aportarles a varios equipos de la primera división, como es el caso del defensor Carlos Valdés, quien jugó el Mundial de Brasil 2014 con la selección de Colombia, pero por una lesión en una rodilla fue apartado de Independiente Santa Fe cuando el técnico era Gerardo Pelusso y desde ahí no ha conseguido equipo. También está Hárrison Otálvaro, campeón con Millonarios en 2012 y con pasado en equipos como América de Cali y Deportes Tolima. El delantero Edixon Perea, quien fue goleador de Atlético Nacional e incluso tuvo un paso por el fútbol francés, también está a la expectativa.

Otros nombres son: Bréiner Bonilla, Clemente Palacios, Diego Valdés, Efraín Viáfara, Jáiber Cardona, John Charria, Juan Carlos Escobar, Luis Ómar Valencia y Nelson Rivas, ex jugador de River Plate de Argentina e Inter de Milán de Italia.

En la sede de Medellín están entrenando 29 futbolistas, el nombre más destacado es el del volante de marca Juan Esteban Ganizita Ortiz, quien fue campeón con Millonarios en 2012 y tuvo luego cortos pasos por el Atlético Huila y Rionegro Águilas.

El único requisito para que un futbolista colombiano pueda entrenar con estos equipos mientras consigue una oportunidad laboral es que se afilie a Acolfutpro, organización que fue fundada en Colombia el 26 de marzo de 2004 con el objetivo de defender los derechos constitucionales y legales de los futbolistas en Colombia, con el fin de tener unas condiciones de vida digna para el jugador y su familia.

Tomado de el Espectador.