Los incondicionales de Duque y Nieto en el Centro Democrático

La competencia en el Centro Democrático por la bendición del expresidente Álvaro Uribe está caliente y comienza a entrar en la recta final; los congresistas, cuadros directivos e influenciadores comienzan a tomar partido. Aunque ninguno lo sostiene de frente, casi todos tienen su candidato predilecto.

A pesar de las dudas que ha generado Iván Duque en las bases que abiertamente se declaran de derecha, el senador tiene apoyos importantes: su jefe de debate y mayor apoyo financiero es Luigi Echeverri, hijo del empresario Fabio Echeverri, uno de los mejores amigos del expresidente. Entre los congresistas Duque tiene el respaldo de Ernesto Macías, José Obdulio Gaviria y Jaime Amín. En Estados Unidos cuenta con la influyente twitera Erika Salamanca.

Todos han salido en su defensa ante los cuestionamientos internos que han surgido en su contra el último de ellos en cabeza del ex ministro y presidente honorario del Centro Democrático, Fernando Londoño Hoyos.

Rafael Nieto, el abogado que entró a la contienda interna a última hora, ha ido tomando fuerza: tiene en su equipo a personas cercanas a los cuadros del exgobernador Luis Alfredo Ramos entre ellos algunos de sus familiares, cómo Juliana Hernandez, esposa del senador Alfredo Ramos quien coordina las juventudes. Otras personas de la campaña del exgobernador están abiertamente con Nieto. El ex representante conservador Miguel Gómez es el jefe programático de su campaña y la twitera Claudia Bustamante también lo apoya.

El Expediente conoció también acercamientos de los directivos de la campaña de Óscar Iván Zuluaga quien está a la espera de definir su situación judicial y cuyo respaldo será definitivo. Amigos cercanos de la familia Zuluaga, acompañan a Nieto en sus recorridos . El representante Samuel Hoyos está en su equipo coordinando las localidades y congresistas como María Fernanda Cabal, Susana Correa, Thania Vega, Nohora Tovar y Álvaro Hernán Prada están jugados con Rafael Nieto.

El esxpresidente Álvaro Uribe ha mantenido la neutralidad y ha apoyado a todos sus precandidatos, María Del Rosario Guerra, Paloma Valencia, Carlos Holmes, Duque y Nieto, pero está ad portas de tomar una decisión. Ha tratado de no alimentar guerras internas y de llegar con un partido unido que pueda afrontar el arranque de la campaña que candidatos de otros partidos e inscritos por firmas ya tienen en marcha.