LOS NIÑOS Y LOS ESCOLARES EN GENERAL, LOS GRANDES FAVORECIDOS. SÍ SE LOGRAN LOS OBJETIVOS DEL PARO DEL MAGISTERIO

Horacio Garnica Díaz. horagardiaz@hotmail.
PRIMERA PARTE
Los niños y los escolares en general, históricamente han sido los MÁS PERJUDICADOS  por las políticas fiscalistas y mercantilistas, impuestas por la banca multilateral y aplicadas al pie de la letra por los distintos y obedientes gobiernos colombianos; políticas que fueron  acentuadas durante la presidencia de Andrés Pastrana y su ministro de hacienda Juan Manuel Santos, con el Acto Legislativo 01 de 2001 y demás tropelías normativas reglamentarias, en el marco del Plan de Desarrollo: “Cambio para construir la paz”1998- 2002.
Estudios de la Contraloría General de la República y la Procuraduría General de la Nación, revelaron en su momentos las graves consecuencias y los impactos negativos del Acto Legislativo 01; tales como:
– Menor inversión social en salud y educación para  la niñez colombiana y en un deterioro general de las condiciones del derecho a los servicios esenciales del pueblo colombiano.
– Hacinamiento escolar, es decir, aumenta la relación alumno- maestro, llegando incluso hasta 50 alumnos por maestro, mientras en otros países es de 18.
– Privatización creciente de la educación pública.
– Aumento de la deserción escolar, repitencia y fracaso académico.
– Supresión de la formación integral de los estudiantes.
– Decrepitud en la infraestructura escolar.
– Arrasamiento laboral, salarial y prestacional de  los educadores colombianos.
Durante la vigencia del Acto Legislativo 01 de 2001, según cálculos de la Federación de Gobernadores, los municipios y los departamentos dejaron de percibir 27 billones de pesos.
Antes de terminar la vigencia del Acto Legislalativo 01, el gobierno del presidente Álvaro Uribe  en contubernio con un Congreso de bolsillo, logra la aprobación del Acto Legislativo 011 de 2006, que prolonga los efectos del Acto Legislativo 01 hasta el 2016 y después hasta el infinito. La disminución de las transferencias entre el 2008 al 2016, según la Federación de Gobernadores, fue de 49 billones, que sí le suman los 27 anteriores, nos da como resultado 76 billones de pesos, quitados a educación, salud, saneamiento básico y agua potable. Esta es la razón de la crisis financiera de la educación pública estatal y de otros importantes sectores de la vida nacional.
Es contra esta política del Sistema General de Participación,  que apunta uno de los tantos objetivos del paro, donde a su vez se le solicita al presidente Santos, que cumpla su promesa electoral de aumentar en un 7.5 por ciento el PIB para educación, ! Cumpla su promesa presidente!.
Colombia necesita de una política educativa libre, autónoma y soberana.
Por: Horacio Garnica Díaz.
horagardiaz@hotmail. com