Los Victimarios de Civil, se quejan de lo que no se quejan las verdaderas víctimas

Que cosas tiene la vida y la vida que cosas tiene ; a uno le resulta inexplicable y paradójico que ante la inevitable firma del Acuerdo Final entre el Gobierno y la FARC y la refrendación el 2 de octubre con un SÍ de paz en el plebiscito, sean los alaridos engañosos de los victimarios de civil, que “como lobos vestidos de oveja”, sin ruborizarse y sin descaro alguno y lo peor sin un mínimo de respeto por la opinión nacional y mundial, que apoya y desea La Paz para Colombia, dirán NO al acuerdo, que significa un Sí a la guerra.

Los victimarios de civil, al igual que su cofradía de ultraderecha que impulsan el NO , con una supuesta solvencia moral y ética, política y humana, ” como sí uno no conociera al cojo antes que se pare ” e iluminando a nuestro estúpido cerebro, que no ha sido capaz de advertirnos a quienes apoyamos los acuerdos, que ellos son los preclaros , los doctores de la iglesia y nosotros y los otros de otros países, somos los equivocados y a lo mejor para ellos los estúpidos; los que apoyamos la impunidad y el Castro- Chavismo y otra serie de infundios, que están lejos de ser, la razón de ser del acuerdo.

Que Castro chavismo ni que cuento , en una nación con una mentalidad mayoritariamente neoconservador, reaccionaria e intolerante y menos cuando los grandes gremios económicos están apoyando el acuerdo, que deja intacto al modelo económico neoliberal y al modelo político neoconservador.  No hay un escenario más propicio para la impunidad que la guerra y hasta el momento, el caso de los falsos positivos, donde los autores intelectuales y materiales, siguen amparados por la impunidad que los susodichos combaten. Los connotados y bien reverenciados victimarios civiles que están por el NO, que es un SÍ a la guerra, y así hay que decirlo sin eufemismo, se refieren a los acuerdos  por las ramas y como dice Antonio Navarro, se refieren a la letra minúscula. Qué conflicto de interese hay para no referirse a la Reforma rural integral?

Es paradójico que las víctimas que son quienes han padecido los rigores de la guerra, y que tendrían y tienen toda la potestad para cuestionar el acuerdo, no lo han hecho ni lo están haciendo, a sabiendas que la justicia transicional no logra equilibrar, ni resarcir todo el dolor, la tristeza y el daño causado, es decir no logra proferir las debidas penas para los casos correspondientes, como sí lo haría la justicia ordinaria, fuera del perímetro de un acuerdo de paz. Las víctimas han dado y dan una lección de reconciliación y de paz.

Colombia y el mundo debe saber que quienes están por el NO, le están diciendo:
-NO a la transformación estructural del campo, que mejoraría las condiciones de bienestar y el buen vivir de la población rural.
-NO a la apertura democrática y política, que posibilita una mayor participación social y popular.
-NO al cese al fuego y de hostilidades bilateral, definitivo y no a la dejación de las armas.
-NO a la solución al problema de las drogas y cultivos ilícitos.
-NO al reconocimiento de las víctimas; reconocimiento de responsabilidad ; satisfacción de los derechos de las víctimas ; participación de las víctimas; esclarecimiento de la verdad; reparación de las víctimas;garantías de protección y seguridad; garantías de no repetición y reconciliación.
-NO a los mecanismos de implementación y verificación.
Los que están por el NO, le dicen NO a todo lo anterior, NO a La Paz y SÍ a la guerra y de esta manera seguirán siendo victimarios civiles.

Por: Horacio Garnica Díaz.