María Teresa Haddad García, sería la candidata de Centro Democrático a la Gobernación de Córdoba.

María Teresa Haddad, es el nombre que empezó a sonar con fuerza en las huestes del partido Centro Democrático para postularse como candidata a la Gobernación de Córdoba.

 

La empresaria monteriana que fungió como gerente de la campaña presidencial del electo jefe de Estado Iván Duque, empezó a generar serias expectativas para, no solo ser candidata a la Gobernación de Córdoba por el uribismo, sino que su respetabilidad empresarial y sus relaciones le colabore para conformar una fuerte coalición política.

 

Suegra del senador saliente de Centro Democrático, Daniel Cabrales,  mujer de confianza del expresidente y congresista Álvaro Uribe Vélez para asuntos organizacionales y financieros de campañas políticas de ese partido en Córdoba, goza del beneplácito del “voluntariado” uribista conformado en la campaña de Iván Duque y que le sirvió para tener líderes por comunas de Montería y en los distintos municipios de este departamento.

 

María Teresa Haddad lo más cerca que ha estado de la función pública fue cuando fungió como primera dama o gestora social del municipio de Montería en el gobierno de León Fidel Ojeda Moreno.

 

En la más reciente campaña presidencial estuvo acompañada de mujeres experimentadas en la política de este departamento como la exgobernadora Marta Sáenz, la excandidata a la Gobernación y empresaria del transporte Margarita Andrade, así como también de la conservadora Leonor Teresa Martínez, exsecretaria de educación en Montería y ex diputada del departamento de Córdoba.

 

Aunque no hay decisión oficial, se supo que al senador Álvaro Uribe no le disgusta esa precandidatura. No opinará aún, pero siempre la ha destacado como una empresaria exitosa, generadora de empleo, emprendedora y seriedad administrativa.

 

Las candidaturas se decantarán a finales de este año 2018 y principios de 2019, pero ya hay quienes se asoman y colocan sus nombres para ver como calan y que efecto político puede causar en busca de coaliciones que los ponga en la ‘pelea’ por cargos de elección popular como el de la Gobernación de Córdoba.

 

¿Por qué Centro Democrático intentará llevar candidato propio a la Gobernación?

 

Además de tener presidente electo y su notable amistad con María Teresa Haddad, los uribistas consideran que las condiciones políticas actuales del departamento requiere de figuras nuevas en cargos de elección popular, pero con la experiencia y seriedad que el puesto amerita.

 

Para nadie es un secreto la debilidad del partido liberal, del partido de la U que ha tenido suspendido a su gobernador, presos a dos de sus más grandes senadores y debilitadas sus estructuras. Mientras tanto, los conservadores del ala García Burgos y Pineda García se quedarán quietos para intentar sostener la Alcaldía de Montería.

 

Voces internas de Centro Democrático consultadas por este medio apuestan a que Haddad García, además de la cercanía con movimientos políticos religiosos e independientes, podría  acercar como se vio en la pasada contienda presidencial al partido liberal representado por un lado a la saliente senadora Arleth Casado y por el otro los del electo senador Fabio Amín. También tiene estrecha relación con huestes del partido de la U con quienes maneja buenas relaciones y con los conservadores que, además de votar en segunda vuelta con Iván Duque tienen esperanzas de llegar fortalecidos a las instancias del Gobierno Nacional donde se requieren relaciones para jalonar proyectos.

 

Si van por Gobernación abandonan la Alcaldía de Montería.

 

Hay dos joyas de la corona: la Gobernación de Córdoba y la Alcaldía de Montería. Los políticos son conscientes que si le apuestan a una, anulan la otra.

 

En ese orden de ideas si Centro Democrático le apuesta a la Gobernación de Córdoba, abandonaría entonces su candidatura a la Alcaldía de Montería, oportunidad que espera el joven empresario Carlos Ordosgoitia.

 

Los conservadores la tienen clara, su ‘joya’ es la Alcaldía de Montería y si Centro Democrático quiere una eventual coalición esperan que no les pongan competencia.

 

En política nada está definido, ni la última palabra está dicha. Hoy el panorama se asoma así, pero fata mucho camino por recorrer y cualquier cosa puede cambiar.

Tomado de: Montería Radio