Miguel Ángel López ganó la etapa 15 de la Vuelta a España

Miguel Ángel López no tiene límites. Cuando llega la alta montaña el colombiano vuela por las carreteras, le hace honor a su apodo: Supermán. Pocos pueden seguir su ritmo cuando imprime toda su potencia y los que lo intentan quedan estacionados en el pavimento como le sucedió a Adam Yates en las difíciles rampas de Sierra Nevada. El boyacense dio cátedra en la montaña, se la devoró y logró una victoria de esas que quedarán rondando una y otra vez en la memoria de los amantes del ciclismo, porque él solo se encargó de dejar regados a pedalistas como Alberto Contador, Romain Bardet y Adam Yates para lograr su segunda victoria de etapa en la Vuelta a España.

Fueron 3 horas, 34 minutos y 51 segundos los que necesitó el nacido en Pesca, Boyacá, para levantar los brazos en Sierra Nevada, que ni siquiera con sus 2,500 metros sobre el nivel del mar fueron obstáculo para el hombre del Astana. “Lo de Miguel Ángel López fue tremendo”, dijo Esteban Chaves una vez llegó a meta y se enteró de la gesta del ciclista, que en esta Vuelta a España está recogiendo todo lo que sembró. Atrás quedaron esos malos días de accidentes, la suerte está con él y su límite es el cielo.

“Ha sido un día magnífico. Gracias al trabajo del equipo, no podía fallarles“, dijo López al ser entrevistado por la organización. “Decidí atacar con Contador, tenía mis dudas por lo larga que era la montaña, pero contamos con las fuerzas suficientes para lograr la victoria”, agregó. Más allá de ese triunfo memorable, el colombiano se quedó con una enseñanza de Alberto Contador: cuando te sientas bien, ataca sin importar lo lejos que esté la meta. Este domingo demostró que está para grandes cosas y esto apenas es un abrebocas de lo que puede llegar a ser este joven de 23 años.

Noticia en desarrollo…