Mujer denuncia que una vecina atentó contra su bebé arrojándoles barro de la calle

Un grave caso de intolerancia se registró en el barrio Villa Cielo de Montería. Una mujer de la cual vamos a reservar el nombre denunció que su vecina le arrojo un balde con barro a su bebé de ocho meses de nacida.

La historia

La mujer tuvo inconveniente con una señora que vive diagonal a su casa en el barrio Villa Cielo de Montería. El altercado fue porque la denunciante voto un poquito de sal en la calle.

“La señora vino a mi casa con unas patanerías a decirme que recogiera la sal, a lo cual le dije que no iba a recoger nada. Ella me dijo en tono amenazante que si no lo recogía que me a atuviera a las consecuencias”, señala la afectada.

Agrega que: “Al rato la vecina llegó a mi casa con un vaso con sal y me lo regó en la sala de mi casa, pero yo no le preste atención y le dije que no le daba importancia a eso que hizo. Al parecer esa señora cree que regar sal es de mala suerte”.

“En vista de que yo no reaccione de forma violenta ella se ofuscó y se puso a recoger barro y agua sucia de la calle y cuando la veo es que viene con un baldado de agua sucia y lo echa encima de mi bebé la cual tiene 8 meses de nacida, mi hija trago agua sucia de la que ella le echo encima. Al ver esto que ella le hizo a mi hija en mi casa le pegue con una escoba en la cabeza”, señala la madre.

La mujer señala que desde que la bebé tragó de esa agua ha presentado vómito continuo y diarrea. Estando en la clínica vómito 3 veces la tuvieron que canalizar y suministrarle suero porque ya estaba muy deshidratada. “La médica de turno me dio la salida pero me recalcó que si mi bebé continuaba con vómito y diarrea que la volviera a llevar a urgencia, la niña ha seguido con diarrea”.

Fiscalía no recibió la denuncia

La mujer señala que fue a la Fiscalía a poner la denuncia puesto que su vecina irrumpió en su casa sin autorización entró a la sala y le hizo ese atentado a su bebé de brazo. En la Fiscalía le respondieron que eso no era un delito. Le dijeron que era una pelea de vecinas nada más que fuera a la Casa de Inspección de Policía.