Murió Jaime Agámez, el cerebro del carrusel de la educación

ACTUALIDAD. Murió en una clínica de Montería Jaime Agámez Pineda, considerado uno de los cerebros detrás del desfalco a la educación en Córdoba. La muerte de este polémico abogado ocurrió en la clínica Imat al norte de Montería a donde fue llevado tras sufrir un infarto.

Agámez, de 47 años, había estado privado de la libertad en la cárcel de Corozal, Sucre, luego de que, estando prófugo fue capturado el 25 de agosto de 2014, por la Policía de Carreteras, en un puesto de control en el kilómetro 12, Montería, cuando se movilizaba como parrillero en una moto, al regreso de unas peleas de gallo. En la actualidad Jaime Agámez, tenía casa por cárcel por el desfalco al magisterio de Córdoba en una suma de 145.000 millones de pesos.

Agámez es hermano del también abogado Eleodoro Agámez Pineda, quien junto a su hijo también profesional del derecho, Alfredo José Agámez, están prófugos de la justicia desde febrero de 2013, cuando, en un primer operativo de capturas ordenado y realizado desde Bogotá, quedaron libres porque no fueron presentados ante un juez de control de garantías, dentro de las 36 horas que reglamenta el Código de Procedimiento Penal.

El sonado ‘carrusel’ de la educación, que tiene en líos al abogado Agámez, empezó entre 2008 y 2009, cuando en Córdoba se expidieron 857 resoluciones sin el visto bueno de la Previsora para reconocer el ajuste a la pensión de jubilación a los maestros con 50 años de edad y 20 de servicio.

El desfalco al magisterio sumó 145 mil millones de pesos en dos etapas, la primera por 65 mil millones y la segunda por 80 mil, los abogados y jueces implicados en el carrusel pretendían desfalcar unos 600 mil millones de pesos, pero fueron descubiertos.