“Nadie tiene que amenazarnos para enfrentar el desafío de las drogas”: Gobierno

El Gobierno Nacional respondió este jueves a la amenaza que lanzó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien advirtió que podría “descertificar” a Colombia por incumplir sus compromisos internacionales contra el narcotráfico debido al “extraordinario crecimiento” del cultivo de coca y la producción de cocaína en los últimos tres años.

A través de un comunicado, en el que el Ejecutivo reivindica su compromiso para superar el problema de las drogas, el Gobierno asegura que, por cuenta de esta lucha, Colombia ha pagado un “muy alto costo en vidas humanas” y que es, “sin lugar a dudas”, el país que más ha combatido los narcóticos, por lo que “nadie tiene que amenazarnos para enfrentar este desafío”.

“Colombia reitera hoy nuevamente ese compromiso y subraya su disposición a seguir cooperando con los países consumidores para superar este flagelo. En ese marco Colombia no solo coopera, sino que brinda asistencia técnica a otros países para fortalecer su capacidad institucional en el combate al tráfico de drogas”, sostiene el Ejecutivo.

De acuerdo con el Gobierno, con todo y que el mundo lleva más de cuatro décadas luchando contra las drogas, “los resultados son insatisfactorios”, por lo que insiste en adelantar “una reflexión de fondo” sobre la forma más eficaz de combatir y superar este flagelo.

El Ejecutivo recordó que desde 2010 se han incautado más de 1.621 toneladas de cocaína pura y que solo el año pasado fueron 362 toneladas. En lo corrido del 2017, dice el Gobierno, van 275 toneladas. El país también destacó los esfuerzos para atacar los ingresos del tráfico de estupefacientes y aseguró que se han sometido a extinción de dominio a más de 15.200 bienes por más 5,5 billones de pesos. También hizo alusión a la extradición de 1.020 personas vinculadas con esos delitos, de las cuales 821 a los Estados Unidos.

“Nunca se ha bajado la guardia contra las organizaciones criminales. Organizaciones criminales como el clan del Golfo tiene hoy menos de la mitad de integrantes que los que tenía al iniciar el gobierno”, sostiene el Ejecutivo.

El Gobierno también responde a la problemática de cultivos ilícitos, teniendo en cuenta que, según cálculos de la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP), aumentaron un 18 % en Colombia en 2016, de 159.000 hectáreas en 2015 a 188.000. La producción de cocaína, por otro lado, subió un 37 %, de 520 toneladas en 2015 a 710 toneladas en 2016.

“En materia de cultivos ilícitos, el incremento reciente está siendo enfrentado con decisión a través de una estrategia que combina la erradicación y la sustitución. En lo corrido del año se han eliminado forzosamente 31 mil hectáreas y el programa de sustitución voluntaria está en pleno desarrollo. La meta combinada es de 100 mil hectáreas. Colombia tiene hoy, por cuenta del proceso de paz, una oportunidad única para superar de manera definitiva ese problema y no dejará que se pierda”, agrega.

Por último, el Gobierno manifiesta que el problema de las drogas es global y que su superación solo se puede lograr mediante la cooperación y bajo el principio de la corresponsabildad. “Las autoridades de los países consumidores tienen una responsabilidad fundamental con sus conciudadanos y con el mundo de reducir el consumo y atacar las organizaciones de tráfico y distribución en sus propios países”, precisa el Ejecutivo, que recuerda que, en Estados Unidos, por cada dos muertes causadas por sobredosis de cocaína, hay cinco por sobredosis de opiáceos y heroína.

Este miércoles, un memorando de la Casa Blanca, hizo saltar las alarmas en el país. En el documento se menciona a Afganistán, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela como los principales productores de drogas o tránsito ilícito de drogas.

Pero hay un párrafo que dice: “El Gobierno de los Estados Unidos consideró seriamente considerar a Colombia como un país que no pudo cumplir con sus obligaciones en virtud de los acuerdos internacionales contra el narcotráfico debido al extraordinario crecimiento del cultivo de coca y la producción de cocaína en los últimos tres años, 12 meses. En última instancia, Colombia no es designada porque la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas de Colombia están cerca de la aplicación de la ley y los socios de seguridad de los Estados Unidos en el Hemisferio Occidental, están mejorando los esfuerzos de interdicción y han reiniciado una cierta erradicación que habían reducido significativamente a partir de 2013. Sin embargo, mantendré esta designación bajo la sección 706 (2) (A) de la FRAA como una opción, y espero que Colombia realice progresos significativos en la reducción del cultivo de coca y la producción de cocaína”.

Tomado de El Espectador.