Niña de 4 años, primera víctima de la pólvora en el país

El que debía ser un diciembre feliz, como es costumbre para las familias y los niños que esperan con ansias estas fechas del año, se convirtió en tragedia para un hogar de Puebloviejo, en el departamento del Magdalena, y todo por culpa de la pólvora.

Una niña de apenas 4 años, que aún estaba en la edad en la que cualquier cosa es atractiva para llevarse a la boca, ingirió un fragmento de ‘triqui traque’, esas tiritas de papel que tienen pequeñas porciones de pólvora que detonan al arrastrarlas sobre una superficie rugosa, y el resultado fue una intoxicación que finalmente le desencadenó la muerte.

Todo empezó el pasado 10 de diciembre, cuando se presume que la menor encontró en el piso de su casa un pedazo del material explosivo, compuesto por fósforo blanco.
El dolor de estómago y el vómito alertaron a sus padres de que algo no andaba bien y fue trasladada al centro médico del pueblo, en donde fue remitida de nuevo a su casa, sin embargo, ante la persistencia de los síntomas fue llevada a Ciénaga y de allí a Santa Marta.

Lamentablemente, la mezcla de pólvora y la demora en recibir una atención adecuada, fueron la fórmula para gestar la tragedia, que convierte a la pequeña en la primera víctima de la pólvora en el país.

ICBF presentará varias denuncias por los hechos
Los médicos de la capital del Magdalena coincidieron en que la niña habría podido salvarse si desde el mismo momento de la intoxicación, hace cuatro días, hubiera recibido la atención adecuada.

Por eso, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – ICBF – anunció que presentará una denuncia ante la Superintendencia de Salud para que adelante las investigaciones que permitan esclarecer los posibles errores cometidos por los centros médicos donde fue llevada la niña antes de su muerte.

Además, los padres de la menor se enfrentará a una denuncia penal, formulada por la misma entidad, ya que los profesionales del Instituto que investigaron el caso evidenciaron que hubo negligencia de su parte para prevenir el acceso de su hija a la pólvora.
Para la directora del ICBF, Karen Abudinen, “es un hecho muy doloroso y lamentable ante el que no se puede dejar de reaccionar con la mayor severidad y con todo el rigor la ley”.
“Esta víctima mortal de la pólvora nos estaría mostrando la necesidad de crear más conciencia en los padres sobre el cuidado y la protección de nuestros niños. La pólvora no es un juguete”, aseguró Abudinen Abuchaibe.

Seis niños quemados por pólvora en el Magdalena
Aunque el ICBF y las autoridades nacionales y departamentales trabajan para erradicar el uso de la pólvora en todo el país, precisamente para evitar casos como el de Puebloviejo, en Magdalena, la cifras demuestras que sigue faltando consciencia, ya que a la fecha se han presentado 104 menores de 18 años quemados, seis de ellas en el departamento de la región Caribe.

Por esta razón, la directora del ICBF, Karen Abudinen, aseguró: “esta situación resulta mucho más triste, cuando hemos venido recorriendo el país haciendo un llamado a los padres a no usar pólvora y para que acudan oportunamente a los centros de salud ante cualquier situación que ponga en riesgo la integridad de los niños, para que los cuiden, para que los protejan”.

La directora reiteró su llamado a padres y cuidadores para que extremen los cuidados para proteger a los niños de los peligros de la pólvora en todas sus formas.

“A la fecha, las cifras de lesionados, a pesar de una reducción de apenas 14%, son muy elevadas y tenemos que redoblar esfuerzos para que no haya más niños muertos o heridos por la pólvora en estas fiestas”, puntualizó Karen Abudinen.