Niño de 2 años de Medellín fue sofocado: Medicina Legal

La causa de la muerte de Miguel Ángel Rivera Giraldo, de 2 años de edad, fue “asfixia por sofocación”. Así lo acaba de confirmar el director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, quien ayer ya había anunciado que había indicios de que el fallecimiento del pequeño tal vez correspondía a una muerte violenta “tipo homicidio”. Entonces, Valdés señaló que faltaban unos últimos estudios. Hoy, el alto funcionario divulgó los resultados de la necropsia.

Ayer martes, Valdés afirmó que, según los análisis iniciales, el pequeño no mostraba signos de violencia sexual. Después de examinarlo microscópicamente, sin embargo, el resultado fue contrario: sí hubo abuso sexual contra el pequeño Miguel Ángel, reveló Valdés. El director de Medicina Legal agregó que el niño mostraba también signos de maltrato agudo, es decir, “que no tenían más de 24 horas antes de la muerte”.

La madre y el padrastro del pequeño fueron capturados el pasado fin de semana, luego de que ellos lo llevaran a urgencias de la Clínica Las Américas de Medellín el viernes al comenzar el día. En ese momento, la versión de la madre de Miguel Ángel fue que su hijo había muerto por una gripa, pero el médico que atendió al niño detectó evidencia de maltrato y pidió la intervención de las autoridades.

La Policía de Medellín terminó constatando que, aunque había indicios fuertes del maltrato que sufría el pequeño, los vecinos de la familia sólo se animaron a hablar del tema una vez el niño ya había fallecido. Valdés señaló que “le fueron obstruidas sus vías aéreas, boca y nariz”, que el caso, ya era confirmado, correspondía a “muerte violenta tipo homicidio”.

“Es muy crítica la situación de los niños y las niñas en Colombia. Los hechos revisados por Medicina Legal son cada vez de mayor gravedad. Y la violencia hacia los niños y niñas respecto al año anterior ha aumentado 1,8%. Las estadísticas del instituo muestran que los primeros agresores de los niños son las madres, segundo los padrastros, tercero los padres y cuarto los hermanos. Esta es una situación que debe llamar la atención a todo el país, a todos los sectores, no solamente al sector justicia”, concluyó el director de Medicina Legal.

Tomado de El Espectador.