Opinión: Electricaribe un servicio en marcha

????????????????????????????????????

Por Javier Lastra Fuscaldo, Agente Interventor   

 

Todos los clientes de Electricaribe reclaman un mejor servicio. Lo hacen de diferentes maneras, pacífica o violentamente. Incluso, algunas veces reclaman los usuarios  de sectores que gozan de un buen servicio porque, aunque con indicadores de calidad superiores al promedio anual nacional, es decir con interrupciones por debajo de las 38 horas, lo cierto es que también en algún momento  ‘se les va la luz’ y las protestas cuando son masivas tienden a volverse contagiosas.

 

Se sabe que el problema del servicio de energía  en la Costa Caribe es mayúsculo y hay que resolverlo cuanto antes. El evidente retraso de inversiones explica gran parte de su deficiencia. Es más,  hay quienes afirman, que aunque estando la empresa intervenida el servicio podría colapsar.

 

Lo importante es que la decisión de intervenir a Electricaribe por parte del Gobierno Nacional ha permitido, gracias a las facultades legales del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero, que  el servicio de energía en la Costa Caribe continúe en marcha puesto que todos los recursos propios se están destinando a la compra de energía y a la operación. Una vez se aseguren recursos frescos y suficientes para destinarlos a las inversiones  y se encuentre una solución legal para la continuidad del servicio, para los acreedores y trabajadores,  dentro del marco del convenio de salvamento suscrito entre Electricaribe intervenida y la FDN, se levantaría la toma de posesión y la misma, o la nueva compañía continuaría  prestando el servicio y le correspondería mejorarlo.
Mientras se consolida la solución definitiva prevista para mayo de 2018, durante la intervención, Electricaribe ha venido mostrando mejoría en el recaudo, gracias a estrategias comerciales de atención a las necesidades del servicio y cartera de sus clientes. Sin embargo, es fundamental seguir contando con los subsidios para los estratos del 1 al 3 y ampliar el monto de las garantías para la compra de energía, que en promedio es de $240 mil millones mensuales,  puesto que con estas dos palancas se podría disponer de mayores recursos para hacer las inversiones planeadas por la empresa en el Plan 5 Caribe.  Hay más, para aumentar las inversiones que no se  puedan hacer con  recursos propios durante la toma de posesión, se explorará si existe interés de inversionistas  privados para proyectos específicos a través de convocatorias públicas.

 

En conclusión,  dentro del marco de la intervención adelantada por la Superintendencia de Servicios Públicos se vienen dando los pasos  para que el servicio de distribución y comercialización de energía eléctrica en la Costa Caribe siga  en marcha; para ello propusimos como una de las estrategias los acuerdos de “Buena Energía” con líderes de los siete departamentos para buscar soluciones puntuales de manera pacífica. El compromiso es mejorar el servicio y aumentar el valor de la compañía hasta encontrar la solución definitiva que permita que los costeños disfrutemos de un servicio de energía de óptima calidad.