Otto Bula aceptará cargos por soborno al exfiscal Rodrigo Aldana

Sumado a los hechos de corrupción que rodean la operación de la multinacional Odebrecht en Colombia, el exsenador liberal Otto Nicolás Bula Bula es investigado por supuestamente haber sobornado al exfiscal Rodrigo Aldana para que lo beneficiara en un proceso de extinción de dominio. Por este caso, el excongresista ya habría logrado un acuerdo con la Fiscalía a cambio de aceptar cargos.

Según logró establecer la emisora Blu Radio, el ente investigador ya radicó la solicitud de audiencia para presentar el preacuerdo al que llegó con Bula, que permanece en la cárcel La Picota y quién aceptará cargos por los delitos de cohecho y asociación para la comisión de un delito contra la administración pública.

En abril pasado, el exfiscal Rodrigo Aldana había aceptados cargos por recibir un apartamento que le entregó Otto Bula a cambio de intentar beneficiarlo en un proceso de extinción de dominio. La decisión de Aldana de aceptar cargos se fundamentó en un hecho crucial: su relación amorosa con Margarita María Useche, la mujer a la que se le escrituró en agosto de 2015 el apartamento 1117 del edifico Pentagrama en Bogotá, con el que Otto Bula le pagó sus favores como fiscal.

Como fiscal, Aldana adelantaba un proceso de extinción de dominio desde 2012 contra el clan narcotraficante Álvarez Meyendorff, en el que terminó vinculada la sociedad Agropecuaria El Central, propiedad de Otto Bula. Esta última empresa tenía en su poder tres haciendas que le compró a una sociedad en Córdoba llamada Agasinú, propiedad de los Meyendorff. Así fue que terminó Otto Bula vinculado a esta investigación.

Bula también es investigado por supuestamente haber recibido un soborno de US$4,6 millones de parte de Odebrecht para “engrasar” a políticos y funcionarios en el país y lograr así que la empresa obtuviera un otrosí en su contrato de la Ruta del Sol. Bula ha admitido que ingresó al país US$1 millón a través de empresas en el exterior, que recibió $200 millones por hacer esa “vuelta” y que le entregó el resto del dinero a Andrés Giraldo, un empresario de Medellín y amigo cercano de Roberto Prieto, gerente de la campaña de reelección del presidente Santos en 2014.

Tomado de El Espectador.