Panfleto atribuido a las Autodefensas Gaitanistas anuncia plan pistola “por toda Colombia”

El jueves en la noche, el presidente Juan Manuel Santos dio a conocer el que ha sido el golpe más importante contra el Clan del Golfo (o Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC) en los últimos dos años: la muerte de Roberto Vargas, alias Gavilán, en un operativo del Ejército, en el marco de la campaña Agamenón II.

Distintos sectores de la sociedad celebraron este hecho, pero este viernes el Clan del Golfo respondió con amenazas. En un panfleto que publicaron, aseguraron que “cualquier integrante de la Policía Nacional de Colombia que se encuentren (sic) en las calles, tenemos orden de darles de baja”. Pero la advertencia no fue solo contra los agentes, sino también contra los civiles: “Las personas civiles deben mantenerse alejadas de estaciones de Policía, CAI, retenes y cualquier puesto de control donde se encuentren dichos uniformados”.

Aun así, en su cuenta en Twitter (@gaitanistascol), el Clan del Golfo negó la autoría del planfeto: “Comunicado falso atribuible a los enemigos de la paz y la concordia entre los colombianos. Pese a nuestro dolor, seguimos adelante”.

La muerte de Gavilán se presentó pasadas las seis de la tarde, luego de que terminara el partido entre Venezuela y Colombia, un hecho crucial, pues la emboscada del Ejército se hizo en Puerto Plata (en el Urabá antioqueño), el lugar donde el capo del Clan del Golfo estaba viendo el encuentro.

De acuerdo a las autoridades, Gavilán era el segundo al mando del Clan del Golfo y por él se ofrecían $500 millones de recompensa, además, tenía circular azul de la Interpol. En su contra tenía 22 órdenes de captura por los delitos de homicidio, concierto para delinquir, narcotráfico y desplazamiento forzado. Y es que el historial delictivo de Vargas databa desde la década de los noventa cuando hizo parte del EPL y luego de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), de las que se desmovilizó en 2005 como parte del Bloque Sinú.

“Este delincuente coordinaba el tráfico de droga que salía hacia Centroamérica y ordenaba acciones directas contra nuestra Policía. Su baja es el resultado más importante logrado contra el clan del Golfo’ en los últimos dos años”, dijo el presidente Santos este viernes en la mañana cuando presentó, en rueda de prensa, los resultados del operativo en el marco de una campaña que ha dejado hasta ahora 1500 hombres del Clan del Golfo capturados, 100 toneladas de coca incautadas y activos por medio billón de pesos.

Gavilán también es recordado por ordenar el asesinato, en 2011, de los estudiantes de la Universidad de los Andes Margarita Gómez y Mateo Matamala. Gómez, de 23 años, y Matamala, de 26, eran pareja al momento de su muerte y fueron asesinados a sangre fría porque fueron confundidos con informantes. Los estudiantes habían viajado a tomar vacaciones en San Bernardo del Viento (Córdoba) y a buscar un lugar para desarrollar su trabajo de grado. Otro hecho por el que era señalado era por explotar sexualmente a niñas entre los 14 y los 17 años de edad, a quienes, entre otras cosas, las obligaba a tatuarse su imagen.

Tomado de El Espectador.