Periodista Rafael Chica y su camarógrafo denuncia agresiones de la Guardia indígena en Tuchín

Momentos en el que el periodista Rafael Chica era sacado a empujones.

Tuchín. Mientras hacia el cubrimiento de la intervención de la Supersalud a la EPS Manexka, el periodista Rafael Chica Guzmán y su camarógrafo Edwin Vega, fueron agredidos por la Guardia Indígena. A continuación colocamos la narración de los hechos que hace el mismo comunicador.

Por: Rafael Chica Guzmán.

Confieso que los gritos de “sapo, por tu culpa intervinieron a Manexca, no queremos periodista aquí, ese es Rafael Chica el perseguidor de Pedro Pestana, fuera, fuera, peguenle,  llévenlos a la cárcel indígena para que lo amarren al cepo” me asustaron.

Y no era para menos, estar rodeado de un centenar de personas con ganas de lincharte, incluso con la complicidad de la autoridad del lugar que es la guardia indígena asusta a cualquiera. Más aún, cuando se trata de personas que se van a quedar sin trabajo por el destape de las irregularidades de la EPS Manexca, las cuales hemos venido informando a través de nuestro medio. Son esas mismas autoridades indígenas las cómplices por permitir el desangre de la EPS Zenú y que ahora no seguirán libando las mieles de la corrupción.

Imagen2

¿Qué hago?. Es la pregunta que ronda mi mente: Denuncio la agresión de la cual fui víctima ante la fiscalía?. ¿Denunció la agresión a la libertad de prensa ante los defensores de los derechos humanos?. ¿Lloro?, ¿grito?.

Yo solo informo…

Me enteré de la toma de la empresa Manexca por parte de la Supersalud y como quiera que es un tema que interesa directamente a mas de 210 mil afiliados en 18 municipios de Córdoba, pero también a gran parte de Córdoba que de una u otro manera dependen del giro que tome la EPS indígena consideré que había que estar en el lugar de los hechos para informar lo que estaba pasando.

unnamed (1)

Llegué a San Andrés de Sotavento a las nueve de la mañana y encontré a más de 200 policías regados por todo el pueblo y en posición de defensa. En el frente de la sede de Manexca una tanqueta del ESMAD rodeada de policías vestidos de negro con casco protector hacían guardia.

Decenas de curiosos se acercaban a la puerta del edificio a leer unas hojas que estaban pegadas, eran la resolución y el acta de visita que anunciaba que a partir de ese momento la Supersalud era la que mandaba en el lugar y que la EPS Manexca entraba en etapa de liquidación.

Entré a las instalaciones en busca de alguien que me diera más información sobre lo que estaba ocurriendo y a mi paso todas las oficinas estaban vacías. En el fondo del edificio vi un auditorio lleno de gente y me dirigí a él.

Todo estuvo bien hasta que un señor de estatura media gritó: “Miren ese es Rafael Chica, por culpa de él es que están cerrando Manexca”. Y fue el susto más grande de mi vida: Quedé en medio de una multitud que me jalaba, me empujaban, me tiraban manotazos y hasta guardias indígenas con su bastón me empujaban.

unnamed (9)

Se cumplieron las amenazas

Dejo la constancia que este es el resultado de los señalamientos que en una ocasión, en rueda de prensa, hizo el señor Pedro Pestana, amo y señor de la zona indígena Zenú, cuando indicó que Rafael Chica estaba desinformando con las irregularidades destapadas en Manexca. Dijo que Rafael Chica era un perseguidor de los indígenas.

unnamed (6)

La agresión de hoy es el resultado del comunicado dirigido a todo el pueblo zenú que sacaron las autoridades indígenas Zenú declarándome persona no grata por ser el único periodista que he informado sobre las irregularidades que se daban en Manexca.

Sí, siento Miedo

Mi profesión es periodista, yo informo y no voy a dejar de hacerlo, solo pido a Dios que en este país no haga carrera que aquellos a los que afectan nuestras informaciones se sientan con derecho de agredirnos.

No tengo enemigos pero dejo claro que si algo me pasa en cumplimiento de mi deber de informar responsabilizo a Pedro Pestana y a las autoridades Indígenas Zenú de San Andrés de Sotavento.

Estos son apartes de lo sucedido en la mañana de este martes 28 de marzo en la sede de la EPS Manexca. No me dejaron hacer mi trabajo y me sacaron del auditorio donde más de un centenar de indígenas rodeaba a los funcionarios de la Supersalud que llegaron a cumplir su deber de intervenir a la EPS indígena con fines de liquidación.