Pesimismo con la humanidad

Opinión- Rafael Palma.
Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La labor humana dentro del planeta tierra parece agotarse, y esto con relación al comienzo de una época mileniall, en donde las perspectivas de conocimiento trascendieron drásticamente. Desde que la juventud contemporánea acaparo masivamente el planeta tierra, se han mitigados todas las insignias investigativas, científicas, físicas, matemáticas,  entre otras áreas.  Y esto a causa de que de un veneno esparcido denominado ‘pereza’ contagiara a la mayoría de la especie.

Vemos como los descubrimientos impactantes han sesgado, la ávida competencia por cambiar el panorama humano se ha extinguido, ¿Se agotaron los rescatadores de la transición humana, aquellas personas con los indescriptibles retos ambiciosos que llevaron a cabo muchos descubrimientos, dónde están?

Reflexionando el concluyente paradero de la humanidad si sigue este ausentismo de los descubrimientos, estaríamos en las peores épocas de la raza humana dentro del planeta tierra.

En las pasadas décadas, nostálgicamente notábamos las implacables investigaciones realizadas por Albert Einstein, Isaac Newton, personajes que indudablemente dejaron grandes huellas en la historia de la humanidad y que tenían como principio y como lema: “Nuestro principal reto y a lo que le apostamos, es mejorar futuramente la vida de nosotros los humanos” un lema que indiscutiblemente se ha ido erradicando de nuestros pensamientos dado a que ellos en su momento, se mantenían constantemente bajo el ocaso, 14horas llenas de lectura y escritura diariamente, personajes asociales, escasamente se manifestaban públicamente por sus ocupaciones. Una perspectiva de vivacidad que se perdió luego de que los psicólogos intervinieran en el comportamiento humano. (No estoy diciendo que la sicología tenga la culpa del retraso humano) puesto a que notoriamente estos personajes (considerado por la sicología) eran un poco estrambóticos.

Pero no todo es pesimismo, la revolución tecnológica amerita unos elogiados aplausos por todos los descubrimientos que ha llevado acabo y que eventualmente han cambiado las condiciones de vida de nosotros los humanos. Pero la disputa aquí es; ¿por qué el semblante de las épocas pasada *siendo un modelo ejemplarizante para el progreso*, no es similar a la temporada mileniall? Imaginariamente pienso que desde que se acabó la década de 1900-1999 no hubo reencarnación luego de este año (1999) pasando al 2000, pareciera que no hubiese quedado rastro alguno de los pensamientos icónicos del pasado; sin ancestros, sin descendencia, sin nada, un nuevo comienzo en el ámbito cognitivo*.

Uno de los fundamentos más lógico que explica la involución de todas estas áreas dentro del cronograma humano: es la concepción del individuo luego de que se diera cuenta del concepto de felicidad: la felicidad fue una construcción social que llevó al humano a pensar lamentablemente distinto en el ámbito de la vivacidad, *NO DEL CONOCIMIENTO* de este modo los propósitos de vida fueron cambiando, de la misma forma que ya no veían el conocimiento como algo imprescindible dentro de los objetivos de cada persona.

Concluyendo este espantoso escrito, creo que el universo y todas esas ambigüedades que lo incorporan se deben estar sintiendo decepcionados, puesto a que las contribuciones han cesado en una época en donde deberían estar aumentando. No les tengo fe a las personas tradicionales (que son la mayoría) pero sí a aquellos que su principal propósito sea cambiar el mundo.

___Texto escrito en una época indescifrable__ Un mensaje de Rafael Palma G. para los estúpidos habitantes de la tierra (incluyéndome)