Polémica en Estados Unidos por estudio que asegura que el café es cancerígeno

El principal regulador estadounidense de alimentos y productos de salud, Food and Drug Administration Commissioner, aprobó un plan de funcionarios de California para eximir el café de una ley estatal que habría hecho que Starbucks, Dunkin’ Donuts y otras cafeterías deberían etiquetar el café con una advertencia sobre el cáncer.

Una demanda presentada en 2010 por una organización llamada Consejo para la Educación e Investigación sobre Sustancias Tóxicas argumentó que los paquetes de café debían llevar un aviso por contener acrilamida, una sustancia química que puede causar cáncer y que se forma en los alimentos cuando se cocinan a altas temperaturas, como al tostar los granos de café.

Las compañías cafeteras no negaron ante el tribunal la presencia de acrilamida, pero defendieron que está presente en niveles bajos que no representan un “riesgo significativo” para la salud.

“Aunque la acrilamida en dosis altas se ha relacionado con el cáncer en animales, y el café contiene acrilamida, la ciencia actual indica que consumir café no representa un riesgo significativo de cáncer”, sostuvo el comisionado de la FDA, Scott Gottlieb.

En este sentido, explicó que la evidencia “sólida y consistente” muestra que en adultos sanos el consumo moderado de café no está asociado con un mayor riesgo de cáncer, y algunas pruebas sugieren que puede disminuir el riesgo de ciertos tumores.

Además, consideró que la advertencia de etiquetado sobre el cáncer puede “inducir a error a los consumidores a creer que tomar café podría ser peligroso para su salud, cuando en realidad podría proporcionar beneficios para la salud”.

Comisionado de la FDA, Scott Gottlieb. Foto: Google

Además, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, una rama de la Organización Mundial de la Salud, que es la autoridad mundial en la ciencia de carcinógenos potenciales, dijo que el café ya no es considerado un posible riesgo de cáncer.