¿Por qué los bancos ganan tanto cuando la economía crece poco?

Foto de ilustración.

El informe de la Superfinanciera revela que las utilidades de los bancos, entre enero y noviembre del año pasado, fueron de $10,3 billones, 14 % más que en el mismo período de 2015, mientras la economía pasó de 4,6% en 2014 a un 2% en 2016.

“La banca debería ser un vehículo, un apalancador de crecimiento, un apoyo para el desarrollo de la economía real, pero en Colombia es todo lo contrario. En vez de ser un aliado, los bancos golpean al ciudadano y se han convertido en una carga adicional para las microempresas”, asegura David Barguil, representante a la Cámara por el Partido Conservador, al referirse a las consecuencias de las millonarias ganancias de los bancos en los últimos años. (Vea: Estos son los 5 bancos colombianos que más ganaron en 2016)

Según el último informe de la Superintendencia Financiera, las utilidades netas de los bancos entre enero y noviembre del año pasado fueron de $10,3 billones, 14 % más que en el mismo período de 2015, cuando alcanzaron $9 billones. Este panorama obliga a hacer las siguientes preguntas: ¿Por qué los bancos son tan rentables? ¿Por qué mientras la economía va para abajo, los bancos van para arriba? ¿Qué consecuencias tiene esto para la sociedad?

Jairo Orlando Villabona, profesor asociado de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional y Ph.D. en ciencias de gestión de la universidad de Rouen, en Francia, tiene varias hipótesis. “Las utilidades de las entidades bancarias en Colombia son exacerbadas, sobre todo si tenemos en cuenta que el dinero de los bancos no es de los bancos; el 90 % de sus recursos son de nosotros, los ahorradores. Lo más grave es que, en promedio, ellos sólo pusieron el 1 % del patrimonio. El resto son utilidades que han venido acumulando en detrimento de toda la sociedad”.

 El reclamo del profesor Villabona cobra más fuerza si se reconoce que el sector financiero es, en esencia, un intermediario y que su crecimiento debería estar correlacionado con el crecimiento del sector real. Para Barguil, la amplia diferencia entre los dos es una muestra de los abusos que cometen los bancos contra los usuarios. “Las altas tarifas cobradas por productos y servicios, la alta tasa de intermediación financiera, comparada con países desarrollados, y las abultadas utilidades de los establecimientos de crédito son expresión de que algo grave está sucediendo en la economía del país”.

Otra de las razones que podrían explicar el crecimiento exponencial de los bancos tiene que ver con el sistema tributario. Un estudio de la Universidad Nacional, escrito a cuatro manos por Villabona y el profesor Carlos José Quimbay, revela que el sector financiero y el sector bancario son los que menos tasa de impuestos efectiva pagan en Colombia. El informe es el primero en el país en analizar el porcentaje de impuestos por sectores; incluye energía, construcción, comercio, TIC, bancos y financiero, y utilizó información y datos de la DIAN desde 2001 hasta 2014.

Según Villabona, durante los períodos estudiados, los bancos pagaron, en promedio, 18,9 % de impuesto de renta, mientras que la tasa nominal fue del 33 %. “Esto se explica por los beneficios tributarios que reciben los bancos, que a su vez se explican con el lobby y la presión que ejercen en el Gobierno. Los bancos, como empresa, pagan muy poquito y los dueños no pagan nada”, añade Villabona.

Sin embargo, para Santiago Perdomo, presidente de Colpatria, es importante reconocer que parte de las utilidades registradas en el informe de la Superfinanciera corresponden a los ingresos de bancos que tienen inversiones en el exterior y a cambios en la medición. “Hay que restar las ganancias extraordinarias producto de ventas de activos o dividendos. Creemos que el crecimiento del sector es positivo para el país porque, en la medida en que tengamos un sistema financiero más fuerte, podemos capitalizar las utilidades y seguir prestando servicios y dinero a la comunidad”.

Lo cierto es que, mientras las entidades bancarias siguen acumulando riqueza con el dinero de los usuarios, los demás sectores de la economía real están rezagados. Como asegura Villabona en su libro Un país trabajando para los bancos: “la banca colombiana está altamente concentrada en una verdadera situación de oligopolio que coloca a estas entidades en una clara posición dominante frente al resto de la economía. Esta situación permite exagerados márgenes de utilidad en detrimento de la productividad de los demás sectores, a pesar de la necesidad de financiación de estos”.

Tomado de el Espectador.