Por segundo día, Musa Besaile declara en la Corte Suprema de Justicia

Minutos antes de que ingresara por segunda vez al interrogatorio ante la Corte Suprema de Justicia, el senador Musa Besaile manifestó que, al parecer, el magistrado Luis Antonio Hernández —delegado para investigar estos hechos— se referirá a la conversación entre el abogado Alejandro Pinilla, conocido como Porcino, y el exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, en Estados Unidos.

Esta conversación, conocida la semana pasada, es una de las pruebas con las que cuenta la DEA y la justicia colombiana para descifrar este entramado de corrupción que involucra a exmagistrados de ese alto tribunal con el pago de altas sumas de dinero para afectar decisiones judiciales. “(Es) una conversación entre una persona que estaba en alto estado de alicoramiento, puede ser que la persona estaba borracha en ese momento”, manifestó el senador que, a su vez, dijo que posiblemente sería el abogado Alejandro Pinilla.

Aunque el senador de la U no entregó mayor detalles, según él para confirmar si la citación de este martes se trata efectivamente de esa conversación, agregó que es un cuestionario que lo obtuvo la semana pasada y que el magistrado Hernández “ha sido una persona legalista y esperó que tuviéramos en nuestro poder esa información”.

En el interrogatorio que entregó Besaile el martes pasado, dijo que exmagistrados de ese tribunal le solicitaron un soborno de $6.000 millones de pesos para frenar un proceso en su contra por un proceso de parapolítica. Sin embargo, el senador expresó que solo pagó $2.000 millones y dice que tiene pruebas de las consignaciones y pruebas testimoniales, debido que parte de ese dinero se habría pagado en efectivo.

Además agregó que serán aportadas las pruebas que tiene en su poder sobre el dinero que supuestamente solicitó Leonidas Bustos, expresidente de la Corte Suprema, y el exdirector de la Unidad Anticorrupción Luis Gustavo Moreno. Pero también dice que de ese dinero se habría beneficiado el exmagistrado Francisco Javier Ricaurte. Esta exigencia, al parecer, sucedió a finales del 2014 y principios del 2015.

“Lo que sí estoy plenamente seguro es que (…) en mi caso me extorsionaron, yo no puedo tener la culpa porque aquí el culpable es la persona que hizo la extorsión”, manifestó el senador refiriéndose a Luis Gustavo Moreno, hoy preso en el pabellón de extraditables de la cárcel La Picota (Bogotá).

Tomado de El Espectador.