Proponen aumento de penas para reincidentes de violencia intrafamiliar

Un proyecto de ley que incrementa las penas para los reincidentes de violencia intrafamiliar fue presentado por la vicefiscal María Paulina Riveros al Congreso.
La iniciativa establece que quien maltrate física o psicológicamente a cualquier miembro de su núcleo familiar incurrirá en una pena de entre cuatro y ocho años de cárcel. La pena se incrementará hasta una tercera parte si la víctima es una persona menor de edad, mujer o mayor de 60 años.

Además se podrá imponer un nuevo aumento de hasta una cuarta parte si el victimario tiene antecedentes de violencia intrafamiliar en los cinco años anteriores al nuevo hecho.

El delito de violencia intrafamiliar ha disminuido en un seis por ciento, pero las autoridades se mantienen en alerta. En lo corrido del año se han denunciado 79.463 casos, mientras que en el mismo periodo del 2016 fueron 74.429.

La norma considerará violencia intrafamiliar cualquier agresión contra el cónyuge, los padres, los hijos adoptivos y los hermanos, pero también cuando la víctima tenga con el victimario “una relación extramatrimonial de carácter permanente que se caracterice por una clara e inequívoca vocación de estabilidad”.

Otro de los cambios que plantea la Fiscalía es proteger a las víctimas y testigos. Así, por ejemplo, el juez podrá declarar que las audiencias serán reservadas y, para evitar la revictimización, se podrá evitar que la víctima tenga que volver a declarar en el juicio contra el victimario. Según el ente acusador, esto permitiría ampararlos.

Además, cuando exista riesgo de violencia o manipulación, afectación emocional del testigo o dependencia económica con el agresor, se podrá tener en cuenta el testimonio entregado por la víctima antes de iniciar la etapa de juicio.

En su articulado, la Fiscalía plantea incluir la violencia intrafamiliar como uno de los delitos del procedimiento especial abreviado, que entró en vigor en julio pasado, y que reduce de siete audiencias a dos el trámite de judicialización de ciertos delitos, garantizando que esos casos duren apenas semanas y no años en juicio.

Tomado de EL TIEMPO –