¿Qué pasó con los primeros bebés editados genéticamente?

Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El científico He Jiankui sorprendió al mundo en noviembre de 2018 cuando reveló en Hong Kong el nacimiento de dos gemelas a las que les había modificado embriones con el fin de crear una mutación de sus genomas con inmunidad natural al virus del sida, VIH. 

Este martes se filtró una investigación no divulgada que confirmó lo que muchos sospechaban: las gemelas chinas nacidas en 2018 tienen mutaciones imprevistas en su genoma a raíz de la manipulación.

Desde entonces era poco lo que se sabía de las gemelas Lulu y Nana. Sin embargo, este martes una periodista de la revista MIT Technology Review recibió el manuscrito del estudio que el científico chino intentó publicar en revistas científicas prestigiosas y que detalla su método y sus resultados.

La comunidad científica internacional y las autoridades criticaron con dureza el experimento. Ya que hoy existen técnicas para impedir su contaminación por el padre seropositivo, muchos consideraron que el procedimiento no tenía ninguna justificación médica. Su caso avivó los llamados a prohibir los bebés modificados. 

Tras una revisión de los extractos, varios expertos lo calificaron de ‘delirante‘, ‘escandaloso‘ y ‘absurdo‘ ya que el resumen del supuesto documento está plagado de descuidos, errores y negligencia ética. 

Por ejemplo, el texto confirma lo que muchos sospechaban: la mutación intentada, en una parte del gen CCR5, no tuvo éxito, ya que es «similar» a la que confiere la inmunidad al VIH pero no idéntica. Datos incluidos en los anexos señalan, además, que las gemelas sufrieron mutaciones en otros lugares de su genoma y estas podrían tener consecuencias imprevisibles en su desarrollo futuro. 

A pesar de esto, He Jiankui junto con los nueve coautores mencionados en el estudio, proclaman su trabajo como un «éxito» y llegan a decir que «traerá una nueva esperanza a millones de familias que buscan bebés sanos libres de enfermedades potencialmente mortales heredadas o adquiridas». Según dijo Fyodor Urnov, un científico de edición del genoma de la Universidad de California, Berkeley, al MIT Technology Review, esto se trata de una falsedad deliberada.

Para el profesor «La afirmación de que la edición de embriones ayudará a millones es igualmente indignante es similar a decir que la caminata lunar de 1969 trae esperanzas a millones de seres humanos que buscan vivir en la luna».

Otra causa de preocupación que queda al descubierto en los extractos del estudio es la falta de colaboradores y revisión de pares que tuvo la investigación. Se espera que una empresa de esta magnitud tenga docenas de colaboradores pero en el trabajo se nombran solo diez autores en los que no hay médicos ni obstetras, lo que indica que los profesionales médicos que ayudaron a realizar la Fecundación In Vitro y el parto no sabían las violaciones éticas que estaban cometiéndose.

«CRISPR», la técnica utilizada para el experimento es un método revolucionario de modificación del genoma inventado en 2012, mucho más sencillo de utilizar que tecnologías previas. Aún así los genetistas repiten que la tecnología aún dista mucho de ser perfecta para ser empleada con fines terapéuticos.