“Quiero disputar un Mundial”: Edwin Cardona

La vida de Edwin Cardona no ha sido fácil. Comenzó su camino en el fútbol en la cancha del barrio Belén Buenavista de Medellín, en donde nació su amor por la pecosa. Era tal la pasión, desbordada en cada jugada, que logró transmitírsela a sus hermanos, Mateo y Geraldin, quienes también son futbolistas profesionales, en Once Caldas y Envigado Femenino, respectivamente.

Esa berraquera que lo caracterizó desde niño ha forjado el carácter del volante creativo que, a pesar de los altibajos, trata de sacar el lado positivo de cada situación. Gracias a eso logró llegar a grandes equipos, como Atlético Nacional e Independiente Santa Fe, con los que se consagró campeón. Tras la buena racha con el equipo verdolaga logró dar el salto al fútbol internacional. Monterrey fue la institución que le abrió las puertas. Sin embargo, en este club no todo fue color de rosa. Aunque fue figura en su primera temporada, el semestre pasado perdió protagonismo. Sin embargo, su talento le valió para que Boca Juniors de Argentina se fijara en él.

Con la camiseta azul y oro, que ya luce en la pretemporada, Cardona espera brillar para conquistar a la exigente hinchada xeneize y adueñarse de un puesto en la selección de Colombia que está a punto de clasificar al Mundial de Rusia 2018.

¿Cómo se ha sentido cuando ha sido convocado a la selección?

Primero debo aclarar que para mí es un orgullo estar en las últimas listas de convocados del profe José Pékerman. Me hace entender que estoy haciendo las cosas bien y que voy por el camino que es. Hemos tenido un muy buen balance en las eliminatorias y hemos sabido enfrentar los duelos, aunque a veces los resultados no se nos den. Tenemos una generación de jugadores buenos que se destacan, no sólo con el combinado nacional, sino también en sus equipos. Siempre que puedo jugar, trato de aportar mi fútbol.

¿Cómo ve el camino para llegar a Rusia?

Clasificar es nuestro mayor objetivo. Estamos dando la pelea y debemos seguir sumando de a tres. Creo que es el sueño que muchos nos pusimos de niños y estamos cerca de lograrlo. Los partidos que vienen, con Venezuela y Brasil, son decisivos y no podemos ceder más puntos. Nos quedan cuatro duelos que, se puede decir, son como finales para nosotros.

¿Se ve en el Mundial?

Es algo que tengo pendiente con la selección y en mi carrera. Quiero disputar un Mundial. Se me ha escapado. Primero fue en la sub-17 y luego en la sub-20. Espero que en 2018 se me dé la oportunidad de jugarlo y de quedar campeón con Colombia.

¿Cómo califica su paso por el Monterrey de México?

Fue muy positivo en lo personal. En lo grupal no fue lo que esperábamos, aunque jugamos dos finales. Este último semestre hice siete goles en la liga y en la copa marqué en cuatro ocasiones. Aparte de eso, jugué la gran mayoría de partidos. Monterrey fue una institución que se portó muy bien conmigo. Fueron dos años y siete meses maravillosos para mi vida y para mi familia.

¿Qué fue lo más gratificante de su primera experiencia internacional?

El amor y el respeto de la afición. La gente en Monterrey es maravillosa. Estoy agradecido con la hinchada por la manera como me acogieron, y con Dios por permitirme llegar a ese maravilloso club. Ojalá algún día pueda volver. No me gustó salir así del equipo, pero bueno, todo tiene su final, aunque no lo esperaba de esta manera.

Perdió las dos finales que jugó. ¿Qué sucedió?

Hay equipos que se preparan para ser campeones y no sólo en lo físico, sino también en lo mental. No creímos que la final se fuera a presentar de esa manera tan complicada, pero así es este deporte.

¿Cuál es su mayor meta como profesional?

Mi sueño más grande es poder llegar algún día a jugar en Europa. Pero quiero disfrutar primero mi paso por el fútbol argentino. Es una nueva puerta que Dios me abre y espero no desaprovecharla. Quiero conseguir grandes cosas, no sólo a nivel personal, sino también profesional. Triunfar en Boca, una institución tan ganadora e histórica, sería maravilloso, y voy a trabajar al ciento por ciento para lograrlo, como lo han hecho muchos compatriotas.

TOMADO DE EL ESPECTADOR.