Relleno Doña Juana tendrá que pagar multa por más de $1.000 millones

Durante las últimas semanas, vecinos de los barrios Chuniza, Monteblanco y La Aurora, en Usme, y Mochuelo Alto y Bajo, en Ciudad Bolívar; al sur de la capital se han quejado de la situación sanitaria que viven, debido a su cercanía al Relleno Sanitario Doña Juana. Frente a esto la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios se pronunció, e impuso una multa por $1.060 millones a Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana, empresa encargada de operar el relleno sanitario.

Según la resolución, la multa se impuso por fallas en la disposición final de los residuos en el relleno sanitario, particularmente porque el CGR no realizó una cobertura adecuada de la masa de residuos desplazada por el derrumbe presentado en octubre de 2015, lo que produjo presencia de vectores (insectos y otras plagas).

“Entre octubre de 2015 y junio de 2016, se evidenció que hubo zonas del relleno en las que se presentaba exposición de residuos sin cobertura, especialmente en el área afectada por el deslizamiento ocurrido el 2 de octubre de 2015 y el área de contingencia a la que se desplazó la masa”, indica la resolución.

De acuerdo con el ente de control, la multa también se impuso porque hubo deficiencias en el tratamiento de los líquidos de la basura, al no contar con sistemas de drenaje. “Las irregularidades detectadas en la administración de Doña Juana tienen un evidente impacto ambiental, al punto que pueden poner en riesgo la salud de los habitantes de urbanizaciones aledañas al relleno.

La Superintendencia de Servicios Públicos no puede permitir esta clase de fallas en la prestación del servicio de disposición final de basuras”, indicó el Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, José Miguel Mendoza.

El Superintendente advirtió que la entidad ha fortalecido la inspección y vigilancia del relleno Doña Juana con visitas técnicas recurrentes, además de la utilización de drones que permiten verificar con mayor efectividad el volumen de los residuos sólidos, la capacidad remanente, el uso adecuado de zonas clausuradas y el estado de las vías en ese relleno. Estos mismos métodos de supervisión se han empezado a implementar en otros rellenos sanitarios alrededor del país.

Tomado de El Espectador.