Repudio en el país por asesinato de líder agrario

Líder agrario Erley Monroy.

En el municipio San Vicente del Caguán, vereda Siberia,  el viernes 18 de noviembre fue encontrado el cuerpo baleado de Erley Monroy en cercanías al Batallón Cazadores y  llevado al hospital donde falleció. Diferentes organizaciones sociales y políticas, agrarias, indígenas, ambientalistas, ecologistas condenaron el crimen y exigieron al Estado colombiano parar los asesinatos, persecución y represión de la que son objeto dirigentes de izquierda y luchadores por la paz en el territorio nacional.

Erley Monroy, había sido candidato en las pasadas elecciones regionales a la asamblea del  departamento del Meta por el Partido Verde.

Juan Camilo Acevedo, defensor de derechos humanos y dirigente del Partido Comunista Colombiano y de la UP destacó la intachable hoja de vida del líder campesino vilmente asesinato por esbirros del régimen:

“Erley Monroy, líder Campesino de la Asociación Campesina Ambiental de la Región de Lozada-Guayabero ASCALG fue un gran defensor de las comunidades y de los Parques Tinigua, Picachos y Sierra de La Macarena;  impulsó a nivel regional, Nacional e internacional la propuesta del Ecoturismo Comunitario como alternativa para las familias campesinas que habitan estos ecosistemas y durante años impulso los Acuerdos Comunitarios Ambientales que conservaron efectivamente las selvas, rios, sabanas y cordilleras del interfuvio Losada Guayabero. El infame asesinato de Erley es un atentado contra la Paz en la región de La Macarena y en el Oriente Colombiano que una vez más mina la credibilidad en la voluntad de Paz de los poderosos de Colombia y en especial de la Fuerza Pública”, escribe Acevedo.

Por su parte, Camilo Fagua, director de la Fundación DHOC de defensa de Derechos Humanos del Sur y Oriente de Colombia hizo un llamado urgente a movilizarse y protestar por estos crímenes: “Urge que la sociedad colombiana se movilice para rechazar los asesinatos de líderes y lideresas sociales. Exigimos a las autoridades esclarecer los móviles de este Crimen. Los campesinos de Colombia son el motor de la Paz”, señala Fagua.

Por: Hernán Durango.