Se lanzó la “Campaña para el Consumo y Venta Responsable de Huevos y Carne de Pollo”

Foto tomada de la Internet.

Los productores del sector avícola en Colombia han venido sufriendo el flagelo de la ilegalidad en el país, por la entrada de carne de pollo y huevos de contrabando y plantas de producción y sacrificio clandestinas, que violan todas las normas que rigen no solo la manipulación de alimentos en Colombia, sino también las obligaciones tributarias, laborales, de seguridad y de protección al consumidor, que debe cumplir cualquier empresa legal en el país, poniendo en grave riesgo la salud de los consumidores colombianos.

La Federación de Avicultores de Colombia, FENAVI, en su ánimo de conseguir la formalización de los productores y comercializadores de productos avícolas en las diferentes regiones del país, ha venido impulsando campañas de sensibilización con la comunidad, con el objetivo de garantizar que las familias colombianas puedan consumir tranquilamente huevos y carne de pollo nacionales de la mejor calidad.

La Alcaldía de Montería ha emprendido un importante programa de concientización, para combatir la ilegalidad, la informalidad y evitar el comercio de productos que no cumplen las normas sanitarias y que representan un peligro para la salud de los consumidores.

En el marco de esta estrategia, se lanzó la “Campaña para el Consumo y Venta Responsable de Huevos y Carne de Pollo”, la cual estará acompañada de entidades públicas del orden nacional y regional competentes, así como comerciantes, tenderos y amas de casa de toda la ciudad “Apoyamos esta importante campaña y esperamos que estas acciones sean replicadas en otras partes del país, buscando proteger la salud todos los consumidores” manifestó Andrés Valencia, Presidente de FENAVI.

Al mismo tiempo, la campaña estará acompañada de una serie de capacitaciones para funcionarios públicos de las diferentes entidades regionales, en lo relacionado con la problemática que vive el sector avícola colombiano y la debida aplicación de la normatividad sanitaria expedida por el Gobierno Nacional.

“La ilegalidad y el contrabando de productos avícolas, es una situación que afecta a los productores legales, que pagan sus impuestos y que cumplen con todas las normas sanitarias aplicables a su negocio; pero realmente el problema más grave va más allá, y es que cada vez que los ilegales venden sus productos más baratos en el mercado, lo que se genera es un problema de salud pública, ya que los consumidores colombianos piensan que estan comprando huevos y carne de pollo en buen estado, e ingieren estos aliementos poniendo en riesgo su salud y la de su familia.”, mencionó Andrés Valencia, Presidente de FENAVI.

Por esta razón, se invita a todas las familias para que compren sus huevos y carne de pollo, en lugares confiables, que verifiquen que los productos son colombianos y que se encuentran en condiciones sanitarias adecuadas para su consumo.