Se le acaba la vida y Coomeva no le autoriza una cirugía

Apenas completaba mes y medio de laborar en su nueva empresa, era su primer trabajo, esta es la historia de un joven cereteano lleno de sueños, pero la madrugada de aquel lunes 28 de abril de 2014 le cambió el destino, hoy lucha contra Coomeva EPS mientras la vida se le acaba ‘gota a gota’.

Hoy decidió contar su historia con la motivación que solo le brinda su esposa y sus dos pequeños hijos de 3 y 6 años.

Ese día Jose David Narváez salió como de costumbre a trabajar, se despidió de su esposa y sus dos hijos uno de ellos recién nacido, tomó su motocicleta rumbo a la nueva variante de Cereté, al llegar a la entrada de El Cañito divisó a lo lejos varios jóvenes, José siguió su camino pero al acercarse uno de ellos con un palo le propinó un fuerte golpe en la frente para quitarle todas sus pertenencias.

En ese entonces una ola de atracos e inseguridad golpeaba la capital del oro blanco y este joven de 26 años se convertía en una víctima más de los delincuentes.

Milagrosamente se salvó, a Jose David literalmente le rompieron el cráneo a ‘pedacitos’ fue sometido a dos cirugías para reconstruir su frente, platinas, mallas y otros metales hacen parte ahora de su cabeza.

Pero el drama apenas comenzaba para él y toda su familia, luego de recibir los tratamientos médicos iniciales, Jose David comenzó a sentir fuertes ‘migrañas’, mareos y cansancio general. Pero lo más grave es que pierde diariamente el líquido cefalorraquídeo, un líquido incoloro, que baña el cerebro y la médula espinal.

Así tal y como sucedió varias veces durante la entrevista José David padece de una fuga de este ‘preciado líquido’, algo que puede traer graves complicaciones debido a sus causas, estas infecciones después de una cirugía o traumatismo pueden llevar a que se presenten meningitis e hinchazón del cerebro.
Su esposa afirma estar cansada de ir cada semana hasta las oficinas de Coomeva en Montería en busca de una respuesta o la orden para que su esposo le realicen la cirugía, una intervención que solo podría llevarse a cabo en Bogotá y particularmente tiene un costo de más de 20 millones de pesos.

Imagen4

Después de meter tutelas a Coomeva E.P.S le concedieron por fin una cita con el especialista en Bogotá, ese mismo que le podría realizar una cirugía para lograr cerrar la cavidad y evitar así que siga perdiendo líquido cefalorraquídeo.

Por ahora siguen los fuertes dolores de cabeza, mareos y nauseas que no le permiten a Jose disfrutar plenamente de su esposa y sus dos hijos de tres y seis años. Aunque no ha podido asistir a su empresa desde aquel lunes 28 de abril de 2014, el empleador ha respondido con su obligación y no lo ha desamparado, sin embargo, la E.P.S se lava las manos y aún no le da la orden para la cirugía que le permitiría tener una mejor calidad de vida.

Por ahora solo queda aferrarse a Dios y no agachar la cabeza, porque cada vez que Jose David realiza ese movimiento pierde por la nariz el líquido que baña su cerebro. Aquella madrugada del 28 de abril de 2014 un milagro le salvó la vida, sin embargo, Coomeva EPS le ha negado la oportunidad de disfrutar ese regalo de Dios.