Se levantan sospechas sobre red de prostitución en Córdoba por retención de joven

La retención de Shaira Ibeth Moreno Garay, una joven de 20 años que salió a ver un partido de fútbol con una amiga, podría dejar al descubierto la existencia de una red de prostitución en el municipio de Puerto Libertador, sur de Córdoba, donde operan grupos al margen de la ley.

Por lo menos así se desprende del testimonio que entregó la joven a las autoridades, aduciendo que había escapado de un sitio, manejado por una mujer a quien dice desconocer, hasta donde dice haber llegado engañada por la supuesta amiga.

La denuncia formal fue hecha por la madre de Moreno Garay, Mary Luz Garay, quien indicó que la mujer que convidó a su hija a ver un partido, ya lo había hecho con otras incautas a quienes se llevaba con engaños a la misma finca de la cual logró escapar Shaira.

La historia se inició el sábado anterior en el municipio de Montelíbano. La joven pidió plata para ir a ver el famoso partido y cuando abordó una camioneta, junto a su amiga, esta le dijo que ya no sería en ese municipio, sino más adelante. Llegaron a un sitio que nunca había visto y allí la metieron en una pieza oscura donde estaban otras mujeres.

Varias de las allí retenidas le dijeron que no llorara porque nadie la iba a escuchar y le advirtieron que llevaban varios días secuestradas en el lugar. Cuenta que en ese momento pensó en su hijo de 19 meses de nacido y lo primero que se le vino a la mente fue cómo hacer para escapar.

En un descuido, narró a las autoridades, corrió tan de prisa como pudo. Atravesó potreros y montañas hasta divisar una finca en la cual pidió ayuda. Allí le facilitaron dinero para que tomara un vehículo y se devolviera a su casa.

Dice la madre que cuando narró lo ocurrido a las autoridaes, estas le dijeron que se quedara callada porque justamente estaban detrás de la mujer que podría estar implicada en el ilícito. La Policía por su parte, anunció que están investigando el hecho porque han conocido casos en los cuales algunas mujeres se van voluntariamente hacia esos sitios y luego inventan una trama para evitar que sus parejas o padres se enteren de lo ocurrido.

TOMADO DEL UNIVERSAL.