Se prendió el ventilador del Cartel de la Hemofilia

Montería. Lo que era un secreto a voces en los círculos sociales de la capital de Córdoba se hizo realidad al medio día de hoy en la ciudad de Cartagena: Rubén Guerra Gil, considerado el “cerebro” del Cartel de la Hemofilia” se entregó al CTI y de inmediato inició negociaciones con la Fiscalía para colaborar en las investigaciones del robo a la salud de Córdoba.

Una fuente cercana a la familia de Ruben Guerra le contó a Río Noticias que el joven empresario de la salud decidió entregarse a las autoridades para iniciar su defensa en el proceso que se le sigue por el Cartel de la Hemofilia.

“A las once de la mañana de hoy se presentó a las oficinas del CTI en la Fiscalía de Cartagena, allá está en compañía de su abogado”, contó la fuente que pidió no revelar su nombre.

Rubén Darío Guerra Gil es el representante legal de la IPS San José de La Sábana, entidad que está implicada en la celebración irregular de contratos con la Secretaria de Salud de Córdoba para atención de pacientes con hemofilia.