Se retira Mao Molina, el colombiano que le enseñó a cobrar tiros libres a Neymar

Mauricio “Mao” Molina es uno de los mejores jugadores con pelota quieta de la historia del fútbol colombiano. Su portentosa zurda lo llevó a romper fronteras y hacer parte de varias ligas alrededor del mundo, alcanzando a jugar en tres continentes y ocho ligas.

Sus cobros de pelota quieta son bien recordados. Inclusive, el mismo Neymar que compartió que el colombiano fue quien le enseñó a cobrar tiros libres cuando compartieron camerino en el Santos de Brasil. “Molina es un grande, de él aprendí a cobrar, dijo el jugador más caro de la historia del fútbol que hizo su debut como profesional ingresando por el antioqueño.

Este viernes, Molina anunció su retiro del fútbol a sus 37 años con unas emotivas declaraciones que demostraron su amor por el deporte rey.

“Es difícil anunciar el retiro, es un momento muy duro para mí y para mi familia. Fueron 20 años de una carrera muy linda, le debo todo al fútbol y simplemente le quiero agradecer a todas las personas que hicieron parte de mi carrera, principalmente mi familia que estuvo siempre conmigo”, dijo entre lágrimas el 20 del DIM.

El volante se estrenó a nivel profesional con el Envigado en 1997, maravillando con su pegada desde sus comienzos lo que lo llevó a ser tenido en cuenta por Francisco Maturana para integrar la Selección Colombia que ganó la Copa América de 2011.

Sus goles olímpicos quedaron grabados en la retina de los seguidores del fútbol colombiano. Sobre todo este que le marcó a Atlético Naciona en un ‘clásico paisa‘.

Tras un corto paso por Santa Fe, llegó al club de sus amores, el Deportivo Independiente Medellín. Allí se ganó un espacio en el corazón de todos los hinchas. Allí se convirtió en la piedra angular de su primer título después de 45 años de sequía.

15 años después anuncia su retiro en el mismo club donde alcanzó sus logros más importantes en el fútbol colombiano. La emoción lo embargó mientras daba la noticia de su despedida.

“Soy un hombre sentimental, no me avergüenza eso y más en un momento como este. Es difícil dar un paso al costado. Sentir que llegó la hora, que ya fue justo para mí y mi familia”.

Luego de triunfar en el fútbol colombiano dio el salto al exterior con el Morelia (México). Fue uno de los primeros en arriesgarse a jugar en el medio oriente y fue traspasado al Al Ain (Emiratos Arabos), luego estuvo en San Lorenzo (Argentina) y Olimpia (Uruguay). Allá continuó su ya exitosa carrera.

Estuvo también en el legendario Estrella Roja de Belgrado. Este fue el único club de la extinta Yugoslavia en ganar la Copa de Europa y el único de Europa del Este en obtener la Copa Intercontinental.

Tras este paso en el viejo continente regresó a un grande de América. Con el Santos de Brasil también tuvo auspiciosas actuaciones y le sirvió de mentor a Neymar, que a sus 16 años veía en Molina un ejemplo a seguir y se quedaba entrenando tiros libres con el colombiano.

Volvió a saltar el charco para llegar hasta el fútbol coreano donde fue ídolo. En el Seongnam Ilhwa Chunma logró ganar la Liga de Campeones de la AFC, siendo el segundo mejor anotador de la competencia.

Pero lo más destacado que logró con el club coreano fue ser goleador del Mundial de Clubes 2010 con 3 goles. En esta competencia llegó hasta la semifinal en la que perdió con el Internacional de Brasil.

Luego pasó el equipo de Seúl en el que estuvo cinco años. En esta escuadra marcó 53 goles en 201 partidos y ganó dos ligas. Siendo el mejor jugador de la edición de 2012 de la K-League.

En 2015 regresó al DIM, donde fue recibido en condición de ídolo y volviendo a lograr equipo con el rojo de la montaña en la temporada 2016-1.

El jugador aprovechó para darle gracias a los 11 clubes en los que militó. “Agradezco a todos los clubes que me dieron la oportunidad de jugar, a todos los entrenadores que tuve durante mi carrera, a mis compañeros, obviamente, en especial al fútbol que me dio la oportunidad de conocer muchos países y mucha gente”, expresó Mao.

También reconoció el apoyo a su familia que fue el gran motor de este trotamundos del fútbol: “Vuelvo a darle un reconocimiento a mi familia, mi mamá que me empezó a poyar desde pequeño. Mi esposa y mis hijos. Ellos fueron quienes me dieron todas las fuerzas para estar en estos 20 años de carrera”.

Mao ahora espera poder retirarse con un título en el DIM, que en este momento marcha en la novena posición de la Liga colombiana e intenta repuntar para alcanzar la clasificación a los cuadrangulares.