“Si la corrupción fuera deporte, Colombia sería una potencia”: Santiago Moure

Si la tragedia es la base de la comedia, Colombia es uno de los países perfectos para hacer humor. Ya se ha demostrado con programas como La Tele, una producción que parodiaba la realidad nacional, con humor mordaz, crudo e irreverente. El material para hacer de nuestra realidad un chiste iba desde la política, la farándula, el deporte, la televisión, la radio y nuestras costumbres.  25 años después, regresa este formato con Santiago Moure y Martín de Francisco, quienes tendrán la misión, una vez más, de hacernos pensar sobre los males que aquejan al país, a través de la risa.

Semana.com: ¿Por qué La Tele Letal?

Santiago Moure: Es un palíndromo, una palabra que lee igual al derecho y al revés; es un espejo. Elegimos ese nombre como un símbolo de lo que queremos hacer en el programa y es mostrar un reflejo de la realidad, pero distorsionada, atravesada por nuestra óptica. El que lo vea se verá como en un espejo, pero roto, fraccionado. Esa es la sensación que queremos producir en el televidente.

Semana.com: ¿Qué será lo distinto a lo que hicieron hace 25 años?

S.M.: ¿Por qué los periodistas son tan crueles? Bueno pues es lo mismo, la diferencia es que ha cambiado nuestra óptica, hemos madurado en algunas cosas, en otras hemos evolucionado.

Semana.com: ¿En qué han evolucionado, en qué han madurado?

S.M.: Cuando uno es joven tiene más ilusión, más anhelos y esperanzas. Lo que sucede con el paso del tiempo es que uno va aterrizando en una realidad que no es muy agradable. Pero uno se resigna porque toca seguir adelante. No traga entero, ya quiere estar más encerrado en sí mismo. Los anhelos de cambiar el mundo ya son superados porque el mundo lo aplastó a uno.

Semana.com: ¿Por qué decidieron retomar el programa entonces?

S.M.: No fue una decisión nuestra. Nos llamó Gabriel Delascasas, director de comunicaciones y nuevos medios de Claro, y nos propuso hacer La Tele para Red +. Nosotros dijimos que sí…

Semana.com: ¿Cómo ha cambiado el país desde que dejaron de hacer La Tele?

S.M.: La gran tragedia es que no ha cambiado. Es increíble. Son los mismos problemas y los mismos políticos gobernando. Uno ve el capítulo de Peñalosa de La Tele y funciona perfectamente 25 años después. Colombia es cíclica, repetitiva, esa tragedia que nunca cambia. O bueno sí cambia, pero para peor… Sé que es una visión dramática y fatalista. Antes pensaba que puede mejorar, pero la gran tragedia es que se repite.

Semana.com: ¿Lo dice por casos particulares?

S.M.: Odebrecht y Reficar, por ejemplo. Cambia la razón social pero el problema es el mismo; es la misma corrupción. Los políticos son los mismos, solo que se la pasan de un cargo a otro. Sí te fijas es lo mismo que Dagracol (Caso de corrupción que se presentó por la contratación entre el entidades del gobierno colombiano y la empresa Sociedad de Dragados y Construcciones de Colombia y del Caribe S.A (Dragacol), en marzo de 1999.).

Semana.com: De lo que ha visto en política últimamente, ¿qué le parece gracioso?

S.M.: Nosotros no hacemos humor, los humoristas son los funcionarios del gobierno, los presidentes, los alcaldes, los congresistas. Dime si no es gracioso que un expresidente diga que se “autoengañó”. Santos es muy chistoso, pero es fatal y funesto para el país. Uno ve las declaraciones de un ministro y parece un chiste.

Semana.com: En la presentación de Germán Vargas Lleras el presidente dijo que el deporte se había vuelto una potencia en su gobierno, ¿qué opina de esto?

S.M.: ¡Ves! ¿Potencia deportiva? Tener una campeona olímpica le sirve a ella, al país no le sirve para nada. Potencia deportiva Cuba, Estados Unidos, Rusia; pero como no somos nada, cuando alguien logra algo, por su mérito, todos los buitres se aprovechan para montarse en el bus de la gloria y el reconocimiento. Si la corrupción fuera deporte ahí sí seríamos potencia; somos refinados, nos mejoramos, nos superamos cada día.

Semana.com: ¿Para qué sirve el deporte en Colombia entonces?

S.M.: El deporte le sirve al que lo practica, pero en el país cumple la función de distraer para que no veamos otras cosas, se vuelve mal sano. Deberíamos estar más pendientes de la educación, de la ciencia, de la investigación, de otros temas. Está bien lo del deporte, pero no está bien si dejamos de lado cosas más importantes.

Semana.com: Pero en el programa que van a hacer le van a dar un buen espacio al deporte…

S.M.: Sí, pero el deporte es una excusa para hablar de otros temas. La Tele Letal se nutre de los hechos deportivos pero no recaba, sino que los usa para reflejar otras cosas que van más allá el deporte.

Semana.com: ¿De quiénes no se van a burlar?

S.M.: No nos vamos a burlar de los débiles. Hay que atacar al poder si se ejerce mal. Es un programa de humor, pero es crítico. Vamos a tomar hechos serios y dramáticos y plasmarlos como divertimento. Por ejemplo, con el robo de Reficar podríamos hacer una parodia con las consecuencias funestas que dejó.

Tomado de www.semana.com