Soldados de EE.UU., relevados por supuesto escándalo sexual en Cartagena

Soldados del Ejército estadounidense, asignados al equipo de comunicaciones del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, fueron retirados de labores en la Casa Blanca, tras comprobarse que ingresaron mujeres a su hotel en Cartagena durante la reciente visita del funcionario a Colombia.

Según informó la cadena NBC, que cita como fuente a tres funcionarios de Defensa, los soldados no registraron a las mujeres cuando las llevaron al hotel, pero fueron identificados a través de las cámaras de seguridad del edificio. Los hechos ocurrieron el 13 de agosto, cuando Pence llegó al país para dar comienzo a su primera gira por América Latina.

Aunque se desconoce si el vicepresidente se encontraba en el hotel cuando los soldados decidieron llevar a las mujeres, y los primeros reportes divulgados este jueves no aclaran si se trataba o no de prostitutas, los soldados fueron devueltos a Estados Unidos y relevados de sus tareas en cuanto se conocieron las acusaciones en su contra.

“Somos conscientes del incidente y actualmente está bajo investigación”, dijo el portavoz del Pentágono, el teniente coronel Paul Haverstick, a la cadena televisiva. Sin embargo, agregó: “Podemos confirmar que los individuos en cuestión han sido reasignados de nuevo al Ejército”.

Este incidente casi parece un deja vú. Otra vez, funcionarios estadounidenses que visitan La Heróica, terminan en escándalos mediáticos como le pasó a los agentes del Servicio Secreto durante la visita del expresidente Barack Obama, o las fiestas de trabajadores de la DEA con prostitutas. (Lea: La mujer que enredó al Servicio Secreto​)

En 2012, ocho agentes del Servicio Secreto que hicieron trabajos previos para un viaje presidencial a Cartagena, perdieron sus empleos tras ser acusados de llevar prostitutas de un club de “striptease” a sus habitaciones de hotel.

Tomado de El Espectador.