Taxis voladores despegan en 2017, pero sólo a gente que pueda costearlos

Ponerse al borde de la acera y levantar la mano fue durante décadas el gesto universal para conseguir un taxi. Ahora los pedimos desde el smartphone mientras acabamos de vestirnos o terminamos el café. Pedir un taxi ha cambiado, y ahora serán los taxis los que cambien.

Varias empresas europeas, asiáticas y norteamericanas están trabajando en diversos modelos de transporte de corta distancia por aire. A medio camino entre un helicóptero y un dron, combinando facetas de ambos medios de transporte, prometen revolucionar los desplazamientos urbanos. Al menos para los más ricos reseñó La Vanguardia.

Se llaman VTOL, siglas de despegue y aterrizaje en vertical en inglés (vertical take off and landing) y están atrayendo la atención y el dinero de capital riesgo de inversores de todo el mundo. El último acuerdo ha tenido lugar en Europa. Daimler, la empresa matriz de Mercedes, ha desembolsado 25 millones de euros en Volocopter, una startup fundada unos pocos kilómetros al norte de sus oficinas centrales reseñó La Vanguardia.

El primer vehículo de la compañía, el Volocopter 2x, cuenta con capacidad para transportar a dos personas en su cabina de aspecto de helicóptero compacto. Su diseño y motor eléctrico sitúan el peso final en 290 kilogramos, con capacidad para despegar con 160 kilogramos más de carga. Totalmente autónomo, sus 18 hélices situadas en posiciones fijas e inclinables, le permiten desplazarse en tres dimensiones con facilidad. Puede recorrer 27 kilómetros de distancia a 70 kilómetros por hora, aunque en realidad puede alcanzar los 100 kilómetros por hora.

El corto alcance de estos vehículos se debe inicialmente a la capacidad de las baterías. Según vaya mejorando la tecnología, podrían aumentar su rango final sin aumentar el peso final del vehículo, aunque la compañía trabaja en sistemas de intercambio de baterías para poder mantenerlos en el aire más tiempo transportando viajeros. De momento están pensados para personas acaudaladas que no tengan tiempo para estar en un atasco.

Volocopter no está solo, pero sí es uno de los más avanzados. La europea Airbus ha abierto unas oficinas en Silicon Valley para el denominado proyecto Vahana. Un desarrollo más ambicioso que el Volocopter, pero aún en fase embrionaria. El objetivo de Vahana pasaría por la creación de VTOLs de ocho hélices totalmente autónomos así como el establecimiento de diversos “vertipuertos” donde puedan operar y recargar.

Otra empresa alemana del sector, también en un estado avanzado de pruebas, es Lilium. El Lilium Jet es otro VTOL eléctrico, pero capaz de recorrer una distancia de hasta 300 kilómetros debido a una mayor capacidad de baterías y a su sistema de turbinas. Las turbinas, al contrario que las hélices, permiten a la compañía bávara ofrecer transporte interurbano y nacional.

Tomado de El Universal de Venezuela

Ver Vídeo